..
Columnas Yamiri Rodríguez Madrid

Veracruz y el semáforo naranja

Por Yamiri Rodríguez Madrid

Preocupante que Veracruz cambiara tan pronto a semáforo naranja, cuando los números dicen lo contrario. Estamos ya casi en los 10 mil casos confirmados de contagios y más de mil 500 muertos y, en los términos de este gobierno federal, no se ve para cuándo se aplane la curva.

Este domingo, de acuerdo con la información de la Secretaría de Salud federal, hubo 112 nuevos casos; el sábado 27 167; el viernes 26, 354 nuevos casos; un día antes, el jueves 25, fueron 318; el miércoles 24, 178; el martes 23, 244 y hace ocho días, el lunes 22, 293.  El patrón seguirá esta semana.

Es también preocupante la cantidad de muertos que tenemos.  El 29 de abril eran solo 45; el 29 de mayo aumentó hasta 515 y ayer domingo 28, casi dos meses después, son 1508, rozando ya peligrosamente los 2 mil.

Sin embargo, la Secretaría de Salud determinó que, de los 212 municipios veracruzanos, solo 79 están en rojo, que es el riesgo máximo; 115 en naranja, que es riesgo alto y 18 en amarillo o riesgo medio. Esto les permite a los habitantes de los que ya están en naranja abrir cines, centros comerciales y templos religiosos al 25%: hoteles, restaurantes, parques y plazas, estéticas y gimnasios, albercas, centros deportivos y d masaje al 50% y supermercados al 75% con sólo una persona por familia.

Atinadamente, el presidente municipal de Veracruz, Fernando Yunes Márquez, calificaba como absurdo que el semáforo de Covid19 sea rojo en Veracruz y naranja en Boca del Río, cuando, como dice, son municipios conurbados, sin fronteras físicas y convivencia por igual, lo que traerá más contagios y muertes.

Lo mismo sucede en el resto del estado, porque el hecho de que unos puntos estén en naranja y otros en rojo, no frenará el flujo de personas, que seguirán llevando los contagios a sus localidades.

Peor aún es que como ciudadanos, muchos, no hacen nada para evitar los contagios.  La gente sale sin careta, sin cubreboca, no respeta la sana distancia, organizan comidas y “pequeños festejos”, como si el virus no existiera.  Con esa mentalidad y la prisa del gobierno, en 15 días veremos cuánto han crecido los contagios y la tasa de mortalidad en Veracruz.

@YamiriRodriguez