Deportes Principal

Triunfo de oro para el Veracruz

TIBURON VS PUEBLAFernando Hernández / Boca del Río, Ver., 16 de enero de 2015.- Sí, así tienen que ser las batallas por no descender. El Veracruz ya lo entendió y recogió oro molido de la cancha del Pirata al vencer 3-1 al Puebla.
Los Tiburones Rojos vivieron una noche de ensueño en el debut ante su gente. Venciendo a uno de los rivales implicados en la quema y jugando casi todo el partido en el campo enemigo.
Si las cosas se complicaron para los escualos fue porque El Profe Cruz mandó a la cancha a Cuauhtémoc Blanco en el ocaso del partido.
El Temo descompuso el aparato defensivo de Carlos Reinoso y en un par de minutos hizo reaccionar al Puebla.
Genio al fin. Una y otra vez se lanzó al pasto. Chacón no se las compró. Así que recurrió a la magia. Un recentro de cabeza para un remate rotundo de Hérculez Gómez y la moneda estaba en el aire.
Pero la noche era de un idolo naciente en el puerto. Apenas por la mañana se confirmó que el pase de Julio Furch había llegado y por la noche metió dos goles que significaron el triunfo.
Veracruz fue incisivo desde el inicio y al 21 Paganoni firmó un golazo venciendo la estirada de Cota. Disparo que se quedó cerca del ángulo y que puso de pie a más de 25 mil personas que llenaron El Pirata.
Y a partir de ahí el dueño se vistió de rojo, comandada por un Peñalba muy suelto porque el Puebla no lo presionó. Prácticamente regaló el primer tiempo.
Entonces Cota empezó a marcar la diferencia. Meneses le disparó de media distancia, el portero de La Franja escupió a la ubicación del Keko Villalba quien intentó pero un nuevo desvío provocó que apareciera Furch y ampliara la ventaja.
Y si el arquero visitante denotaba su nerviosismo cuando lo probaban, del otro lado, Melitón Hernández se ponía el traje de Héroe para salvar a su equipo en par de ocasiones, arrancando los gritos desde la tribuna.
Tiempo de compensación y el show de Blanco seguía. Tiro libre en los línderos del área. Le pegó a lo Temo. Ese punterazo que patentó en el Santiago Bernabéu. Esta vez falló.
Siguiente jugada, el desdoble ofensivo escualo los dejó con ventaja numérica. Luis Sánchez llevó casi al rincón la pelota. En lugar de esconderla tiró un centro preciso para que Furch matara.
Faltaba un minuto en el reloj de Chacón. No había tiempo para más y esta noche de viernes, la fiesta en el puerto jarocho apenas comenzó.