Columna Línea Caliente

Ríos Uribe, el madreador

Línea Caliente

Por Edgar Hernández*

¡Su dolce vita, entre drogas y golpizas a su esposa!

Surgido de la nada, como lo han sido tantos “cacalovers” en el presente sexenio, el diputado Rubén Ríos Uribe, Presidente del Congreso del estado y, según él, próximo alcalde de Córdoba, cobra fama y no precisamente por lo buen legislador que es o por su atractivo físico, sino por su adicción a las drogas y ya borracho, por madrear a su esposa.

Así, la 4T ha transitado en Veracruz en los últimos 23 meses, entre el abuso de poder y el machismo arrabalero; entre la mariconería y el saqueo a las arcas públicas.

Informaciones procedentes de la zona de las altas montañas dan cuenta –vía periodistas digitales, Plumas Libres- que el diputado por MORENA Rubén Ríos Uribe, flamante presidente de la mesa directiva del Congreso local, fue denunciado por parte de su pareja Andrea Ramírez Soto de agresiones verbales y violencia física.

En síntesis, de propinarle repetidas madrizas cada que llega a su casa en estado inconveniente.

La pregunta es ¿Qué tan inconveniente o conveniente le resulta a este rubicundo legislador hoy tan arropado por la prensa arrodillada que califica como falsa la versión?

Bueno, pues por lo pronto a reserva de mejorar su versión, la golpeada y humillada  Andrea Ramírez Soto, se fue a declarar ante la  Fiscalía General del estado, con sede en la ciudad de #Córdoba, que “desde hace algún tiempo Rubén Ríos me maltrata física y psicológicamente”.

“Desde que asumió el cargo de diputado local por MORENA llega con más frecuencia en estado de ebriedad y hasta drogado”, consigna en actas.

 Y cuando ella le pregunta por qué llega así, él le responde que NO tiene ningún derecho a reclamarle, porque para eso la mantiene y para eso es diputado y que el gobierno NO le hará nada porque es diputado por MORENA.

Tal vez tenga razón este fino caballero en cuanto a que su pandilla no le haga nada, el punto es ¿hasta cuándo?..

Hasta cuándo habrá de durarle la prepotencia y el dinero que gasta a raudales antes de que lo regresen en burro a su pueblo; antes de que retorne a la modesta aula donde daba clases a esperar que la tómbola lo bendiga.

Hoy por lo pronto, entre sus efluvios de poder, asoma el verdadero rostro de esta persona de singular presencia.

Andrea se presentó ante las autoridades con la cara inflamada, según lo muestran las fotografías que le tomaron en la Fiscalía. “Me pegó con los puños cerrados en toda la cara. Me la dejó morada y con un ojo semicerrado todo inflamado. No puedo ni abrirlo por los golpes tan fuertes que me pegó Rubén Ríos mismos que me ocasionaron desprendimiento de retina”, declaró.

“¡Falso!”, escribieron sus colegas periodistas porque ha de saber usted que a Ríos Uribe también le da por escribir columnas. “¡Son fakenews!”, publican profusamente los escribanos, quien en una de esas ni siquiera saben que es eso de “fake”. 

Andrea, sin embargo, no modifica su declaración o se echa para atrás:

“Me dio de patadas en el cuerpo, en la espalda y el abdomen y cada vez me golpea con más salvajismo y al otro día como si nada hubiese pasado”. 

La víctima se manifiesta cansada de tantos golpes que le pega su amasio cada vez que “el señor diputado” se le pega la gana.

Andrea espera que la fiscal Verónica Hernández proceda en la investigación y derrumbe la versión del legislador que se dice intocable por ser de MORENA  y que “la próxima vez me va a matar”.

Así, muy seguramente Andrea va a tener que esperar sentada porque Verónica aun no acusa recibo y, como dice don Teofilito, ni acusará ya que es cómplice y de parte  del diputadete, convencido de que es el “papas fritas” de Cuitláhuac y compañía, pues a seguir chupando que el mundo se va a acabar.

Tiempo al tiempo.  

*Premio Nacional de Periodismo