GENERAL Internacional

Rigoberta Menchú declara en juicio por quema de embajada de España

GUATEMALA-RIGOBERTA_MENCHURedacción / Notimex. Guatemala, 1 de octubre de 2014.- La Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú, presentó hoy su declaración durante el juicio por la quema de la embajada de España ocurrida el 31 de enero de 1980, que causó 37 muertos.

La dirigente indígena guatemalteca fue la primera en declarar en el juicio inaugurado este miércoles en el Tribunal B de Mayor Riesgo, luego de 34 años de suscitados los hechos. El Ministerio Público presentará a 23 testigos y la defensa a siete.

Menchú, quien denunció el caso ante la justicia española por considerar que en Guatemala no se pretendía abrir el juicio, dijo ante el tribunal que comparecía debido a que en los hechos fallecieron su padre y un tío.

En el proceso el único acusado es el ex jefe de la policía guatemalteca Pedro García Arredondo, quien declaró su inocencia y afirmó que no tenía nada que ver con los sucesos trágicos.

De acuerdo con investigaciones un grupo de campesinos, entre ellos Vicente Menchú, padre de la Premio Nobel, ocuparon de manera pacífica la embajada de España.

La ocupación pacífica admitida por el entonces embajador español Máximo Cajal, recién fallecido, fue realizada para denunciar la violencia y los atropellos del Ejército contra la población en el departamento de Quiché, donde predominan los indígenas.

La policía guatemalteca, al mando de García Arredondo, irrumpió en la sede diplomática en un intento de desalojo y se desató entonces un incendio, que dejó 37 fallecidos.

En el interior de la sede diplomática se encontraban un ex vicepresidente y un ex canciller, entre otras personalidades guatemaltecas que fungían como mediadores para un diálogo entre los ocupantes y el gobierno.

Luego del voraz incendio del inmueble, en el que sobrevivieron el embajador español y un indígena guatemalteco, que luego fue secuestrado del hospital en que era atendido y finalmente fue asesinado por desconocidos.

La embajada de España en Guatemala, por su parte, difundió un comunicado este miércoles en el que señaló que seguirá con interés el juicio, que se abrió luego de 34 años de ocurridos los hechos.

“Aquellos lamentables y condenables hechos en los que fallecieron 37 personas” representan “una flagrante violación de la inmunidad diplomática de la representación española en Guatemala”, señaló.

Expresó su satisfacción por el inicio del juicio, pese a que transcurrieron más de 34 años desde que ocurrieron los hechos.

Manifestó su confianza en que “pueda esclarecerse lo sucedido, condenarse a los eventuales culpables que hayan sido procesados, se dignifique la memoria de los fallecidos y se repare a las víctimas y a sus familiares”.

El gobierno del presidente general Romeo Lucas García (1978-1982) defendió la acción de fuerza para resolver la ocupación de la sede diplomática y atribuyó a los indígenas la responsabilidad del fuego en el interior de la sede diplomática que causó los numerosos muertos.