Nacional Principal

Ramírez Cuéllar y Bertha Luján son factor de división y no unidad en Morena: Alejandro Rojas Díaz Durán

Redacción / Ventanaver. México. 16 de octubre del 2020.- Falta poco para que el Ala Democrática de Morena triunfe sobre el ala facciosa, autoritaria y antidemocrática que secuestró a nuestro partido-movimiento.

No me pararán hasta que gane en el 2023 la Presidencia nacional de Morena.

Están traicionando a mi amigo Porfirio Muñoz Ledo, porque ustedes pretendieron tumbar las encuestas en el TEPJF; él y yo nos opusimos férreamente, ya que querían quedarse hasta después del 2021, porque su pretensión es mantener el control del CEN y de los órganos de Morena para agandallarse cargos y candidaturas.

Su coartada fue incluir a Citlali Hernández como cuña y no como apoyo a Porfirio, por eso ya le dio la espalda públicamente, porque su Plan B es encumbrar a Citlali como Secretaria General en funciones de Presidenta del CEN, quien quedó en tercer lugar de las encuestas y no en el primero, pero que le fue asignada ilegalmente por el INE, debido a que la paridad de género se aplica en la integración de todo el CEN de Morena y no en dos cargos alternadamente, tal como lo marca nuestro Estatuto y no era por fórmula.

Si Citlali fuera congruente y demócrata, debería renunciar a un cargo que no ganó.

Impugnaré el fin de semana esa decisión de regalarle la Secretaría General y propondré que de las 21 secretarías de Morena, sean 15 para las mujeres.

Alfonso Ramírez Cuéllar y Bertha Luján se traicionan solitos: hasta se graban sus conversaciones en las que los cachamos cómo se repartían las candidaturas como botín patrimonial y para hacerle ilegalmente una “Polla” a Porfirio. No tienen llenadera, AMLO dixit.

Les urge tejer un blindaje para lo que queda de la Nomenclatura, por ello están convocando a Consejo Nacional la próxima semana: para tratar de cercar a quien gane; le están tendiendo una trampa a Porfirio Muñoz Ledo o a Mario Delgado para tratar de neutralizarlos y que queden de florero.

Pero no se los voy a permitir.

Todavía no concluyo mi trabajo de demolición de la Nomenclatura, que tanto daño le ha hecho a Morena y que ha ocasionado que el propio Presidente Andrés Manuel López Obrador muestre públicamente su rechazo por la forma en que están echando a perder al movimiento que él fundó como un instrumento del pueblo de México y que ustedes creen que es de su propiedad.

A la minoría facciosa, autoritaria y antidemocrática, se le olvida que yo vengo de la lucha democrática con Porfirio Muñoz Ledo y Andrés Manuel López Obrador desde la Corriente Democrática, mucho antes de que Ramírez Cuéllar pensara en ser político.

Se les olvida también que fui Coordinador de la Campaña de Marcelo Ebrard en el 2000, con el PCD, en donde conocí a mi amigo Mario Delgado y que fui el artífice del acuerdo para que Marcelo declinara a favor de Andrés Manuel López Obrador para que las fuerzas de izquierda, democráticas y progresistas le ganáramos a la derecha del PAN la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, mientras tú, Alfonso, le levantabas la mano victoriosa de Presidente de la República al payaso mariguano de Fox con el Barzón.

Alfonso, dices muy bien: “Rojas es un ca…”no sólo eso: soy más ca..que bonito, porque seguiré desmantelando lo que me falta de la Nomenclatura y regresarla al minoritario espacio que merecen.

Para empezar: impugnaré los ilegales acuerdos a que llegue el Consejo Nacional y promoveré un nuevo Congreso Nacional Extraordinario para renovar todos los órganos, habida cuenta de que todos sus cargos concluirán después de que se elija al nuevo Presidente del CEN de Morena.

En en próximo Congreso Nacional Extraordinario de Morena, que propondré se celebre a finales de enero, elegiremos:

1.-Un nuevo Consejo Nacional, porque Bertha Luján no puede reelegirse.

2.-Una nueva y democrática Comisión Nacional de Elecciones.

3.- Una nueva Comisión Nacional de Honestidad y Justicia, integrada por abogadas y abogados de excelencia, honestos y justos, no inquisidores autoritarios como los que tenemos hoy y a los cuales les ganamos todos los juicios en el Tribunal Electoral, incluyendo su ilegal reelección desde el 2014!. Ya se van. Clap, clap, clap!

4.- Vamos a proponer una nueva Comisión Nacional de Encuestas, para que se elijan democráticamente todas las candidaturas del 2021, que ustedes ilusamente la Nomenclatura estuvieron reparatiendiéndose como pastel personal.

  1. Echaremos abajo todos los nombramientos que estuvieron dando a diestra y siniestra en todo el país.

6.- Propondré un nuevo Consejo Consultivo, incluyente, plural y democrático.

En síntesis: el Ala Democrática ganó y desde hoy les aviso que no me pararán para ser el próximo Presidente nacional de Morena en el 2023.

Somos mucho pueblo para tan poca dirigencia.

¡Hasta la Victoria siempre, desde abajo y con la gente!

Alejandro Rojas Díaz Durán,
Consejero y Congresista Nacional de Morena