Estado GENERAL

Propone Gladys Merlín Ley de Protección a la Maternidad

  • Pide la Diputada local que el Gobierno aplique las medidas necesarias que les garanticen beneficios
  • A través del Instituto Veracruzano de las Mujeres, se crearía la Red de Apoyo a Embarazadas

 FOTO 2 (10)

Redacción / Xalapa, Ver., 11 de diciembre de 2014.- Para que el Estado garantice los derechos de las embarazadas desde la gestación hasta el puerperio –cuando la mujer se recupera del parto–, la diputada local Gladys Merlín Castro presentó al pleno de la LXIII Legislatura la Iniciativa con Proyecto de Ley de Protección a la Maternidad para el Estado.

Durante la Sexta Sesión Ordinaria del segundo año de actividades, la legisladora indicó que el Gobierno debe aplicar las medidas necesarias que garanticen los beneficios a embarazadas, considerando también su situación laboral y vulnerabilidad.

Argumentó que la mortalidad materno-infantil es un problema grave de salud pública y sus causas corresponden a los ámbitos biológico, social, económico, demográfico y cultural. Esto exige instrumentar políticas públicas precisas, para resolver la injusticia social e inequidad que obstruyen el acceso a los sistemas de salud.

En esta propuesta legislativa, turnada a las comisiones permanentes unidas de Salud y Asistencia y de Derechos Humanos, Atención a Grupos Vulnerables y Migrantes, se considera crear, a través del Instituto Veracruzano de las Mujeres (IVM), una Red de Apoyo a Mujeres Embarazadas que tendría por objeto promover la participación y corresponsabilidad de la sociedad en la política de protección a la maternidad.

También contempla que el IVM cuente con un Programa Integral de Apoyo a las Embarazadas, en el que defina la identificación de los organismos y servicios a los que la embarazada puede acceder, la previsión y realización de campañas públicas, sobre métodos de sexo protegido y seguro, y la instrumentación de campañas dirigidas a adultos y adolescentes, para motivarles a asumir su responsabilidad ante un embarazo, entre otros.

Las embarazadas a las que se les haya diagnosticado el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida contarán además con atención especializada, a efecto de garantizar su salud y la del niño en gestación, y las mejores condiciones, procurando que los responsables de su atención cuenten con la certificación de médico especialista.