Estado GENERAL

Promueve Diputado protección de derechos de menores en la Sierra

  • El diputado Ignacio Enrique Valencia Morales informa a la población, a través de las autoridades municipales, sobre el matrimonio a partir de los 18 años

FOTO 2 (3)Redacción / Xalapa, Ver., 19 de enero de 2015.- A un año de que el Congreso del Estado estableciera que sólo las personas de 18 años en adelante pueden contraer matrimonio, en muchas comunidades este ordenamiento aún no es conocido, por lo que el diputado por Distrito XVIII de Zongolica, Ignacio Enrique Valencia Morales, realiza acciones de promoción e información entre las autoridades municipales de la región.

El 16 de enero de 2014, a iniciativa del Ejecutivo estatal, el pleno legislativo aprobó el dictamen que reforma y deroga diversas disposiciones del Código Civil del estado para impedir los matrimonios de menores y sus consecuencias y fomentar la protección a los derechos humanos, especialmente de las mujeres de las zonas serranas.

El legislador explicó que en los pueblos originarios de la Sierra de Zongolica, las y los jóvenes se siguen uniendo en pareja antes de cumplir 18 años de edad, como parte de los usos y costumbres que prevalecen en ciertas regiones del estado. Acostumbran vivir en unión libre cinco o seis años para posteriormente casarse.

En la mayoría de casos se ven involucradas, “niñas o señoritas en edad no apta para tener hijos, viven en unión libre y ni siquiera piden el consentimiento de los padres. (Las parejas) primero se van con el consentimiento de las mujeres y después regresan a pedir autorización de los papás”.

Ante ello, el Presidente de la Comisión Permanente de Asuntos Indígenas de la LXIII Legislatura se ha reunido con alcaldes, agentes municipales y subagentes para darles a conocer el contenido de dicha reforma a la ley, para que, a su vez, difundan su contenido y beneficios.

Los principales propósitos del ordenamiento legal son evitar la desigualdad, la exclusión y la discriminación, que afectan el desarrollo individual de las niñas, y salvaguardar los derechos de las menores, cuyos padres pactan el matrimonio. Por usos y costumbres, muchas niñas son objeto de acuerdos que vulneran su dignidad, al ser entregadas a cambio de dinero, tierras o animales.

Esta reforma deroga diversas disposiciones del Código Civil del estado y se alinea a recomendaciones internacionales para la protección de niñas y niños, sobre todo de aquellos cuyas familias promueven matrimonios a corta edad.