Nacional Principal

Tribunal definirá extradición de Mario Cárdenas Guillén, ex líder del cártel del Golfo

Redacción / Milenio. México. 13 de enero del 2022.- Un Tribunal Federal será quien resuelva en definitiva si el ex líder del cártel del Golfo, Mario Cárdenas Guillén, El M-1, es extraditado a Estados Unidos, porque ni uno de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) quiso hacer suya la petición que presentó para estudiar su caso.

El quejoso es hermano del capo Osiel Cárdenas Guillén, quien creó Los Zetas, el grupo criminal más sanguinario que ha operado en el país. El M-1 llevó a la Corte una petición de reasunción de competencia, pero al no ser aceptada por los ministros, ésta fue desechada.

Por esta razón, después de casi un año de estar suspendido su caso, el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Segundo Circuito deberá resolver el recurso de revisión que interpuso el narcotraficante.

Mario Cárdenas impugnó el fallo que emitió Abigail Ocampo Álvarez, jueza Primero de Distrito en Materia de Amparo y Juicios Federales en el Estado de México, quien dio luz verde para entregarlo a los norteamericanos.

En su demanda, El M-1 argumentó que Estados Unidos realizó su petición formal de extradición “más de un año y medio”, es decir, ocupó más tiempo de lo que establece el tratado de extradición.

La jueza manifestó que la demora que alegó el quejoso, no le causa perjuicio alguno, y mucho menos significó ventaja para la Fiscalía General de la República (FGR).

Indicó que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) ya había calificado de procedente la petición, por ello, en términos del artículo 21 de la Ley de Extradición, dio la intervención de la FGR.

“Tampoco se advierte un retardo indebido en el procedimiento, porque el 1 de abril de 2019, una vez que se recibió la petición formal de extradición, el juez de Distrito dio el trámite correspondiente, por lo que el 4 de abril siguiente emitió la orden respectiva, misma que al ser cumplimentada, observó a cabalidad lo dispuesto por el artículo 24 de la ley especial en cita”, detalla la sentencia.
Cárdenas Guillén dijo tener temor de contagiarse de covid-19, porque Estados Unidos fue considerado en su momento “el epicentro mundial de la pandemia”.

Mencionó que es mayor de 60 años con hipertensión y obesidad, características que, dice, lo colocan como una persona altamente propensa a ser contagiada.

Sin embargo, Abigail Ocampo respondió que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha diseñado los lineamientos que deben seguirse para evitar el contagio. La juzgadora dejó claro que conceder la extradición no significa “una pena anticipada de muerte” como estima el quejoso, por el tema de la pandemia.

Mario Cárdenas fue detenido en septiembre de 2012, tras un operativo de las Fuerzas Especiales de la Secretaría de Marina (Semar), en Altamira, Tamaulipas. Mientras tanto, su hermano Ezequiel Cárdenas, Tony Tormenta, fue abatido por las Fuerzas Especiales de la Marina el 5 de noviembre de 2010, después de seis meses de labores de inteligencia. La operación se realizó en Matamoros.

El 20 de enero de 2020, un juez federal emitió su opinión jurídica en el sentido de que sí era procedente su entrega a los norteamericanos. La Corte Federal del Distrito de Texas lo requiere para juzgarlo por su presunta responsabilidad por delitos contra la salud y asociación delictuosa.