Nacional Principal

OEA recomienda a México adoptar sistema de protección para candidatos

Redacción / Milenio. México. 8 de junio del 2021.- Tras la elección más violenta de la historia, en su informe de observación electoral, la Organización de los Estados Americanos (OEA) recomendó al Instituto Nacional Electoral (INE) promover la adopción de un sistema de protección para candidatos, aspirantes y líderes políticos, que genere alertas tempranas sobre violencia política.

El informe preliminar de 33 páginas de la OEA destaca entre sus recomendaciones primordiales, que el INE debería promover sistemas de protección que ayuden en la medida de lo posible, a evitar los asesinatos, intimidaciones y atentados como los que se vivieron en este proceso electoral.

Las sugerencias son: establecer un marco legal con protocolos para abordar diversos tipos de violencia política y violencia electoral, en línea con lo recomendado por la OEA en 2018; activar mecanismos como la Estrategia de Prevención en Contexto Electoral desde el inicio del período electoral; comunicar de manera oportuna la información relacionada con la situación de violencia electoral y con el esclarecimiento de los hechos.

Adoptar un sistema de protección para candidatos y líderes políticos basado en criterios objetivos de evaluación del riesgo y asignación de mecanismos de protección con enfoques diferenciales de género y étnico; implementar un sistema de alertas tempranas sobre violencia política, que funcione de manera permanente en la recolección y análisis de riesgos para la prevención de este tipo de violencia.

Así como establecer espacios interinstitucionales para la evaluación de las alertas tempranas, el riesgo de violencia político-electoral y las medidas de protección. Este espacio debe garantizar la presencia de las fiscalías (federal o estatales), la Comisión Nacional de Derechos Humanos, así como los partidos políticos, periodistas y sociedad civil.

“La Misión expresa su más profunda preocupación por la extrema violencia que afecta a la política mexicana. La principal amenaza al proceso electoral han sido los altos niveles de violencia, incluyendo el asesinato de candidatas y candidatos, precandidatas y precandidatos, funcionarios públicos, equipos de las campañas, así como de familiares de estas personas.


“La Misión rechaza de manera enérgica todas las formas de agresión física o psicológica que se dieron en el marco de las elecciones, y que buscaron empañar y/o inhibir el ejercicio ciudadano de participación política en algunas entidades federativas del país. Si bien la violencia estuvo focalizada en determinadas zonas, la Misión expresa profunda consternación ante la brutalidad de los hechos y su impacto sobre la sociedad”.