Nacional Principal

Juez da prisión preventiva justificada a Emilio Lozoya por caso Agronitrogenados

  • El ex director de Pemex ofreció reparar el daño patrimonial causado a Pemex, el actual asciende a 3.4 millones de dólares; La FGR ve riesgo de fuga por amistad con el ex presidente Peña Nieto.

Redacción / Agencia. Xalapa, Ver., 10 de noviembre de 2021.- Un juez federal decretó prisión preventiva justificada contra Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex); medida cautelar solicitada por la Fiscalía General de la República (FGR) por el caso Agronitrogenados.

José Artemio Zúñiga Mendoza, juez de control del Centro de Justicia Penal Federal en el Reclusorio Norte, dijo que por lógica no podía imponer otra medida cautelar, porque ya está sujeto a la prisión preventiva por el caso Odebrecht, o de lo contrario lo dejaría en el “limbo”.

Indicó que esto lo beneficiará en su proceso, porque podrá ser utilizado para contabilizar el tiempo que lleva interno en caso de que se emita una sentencia en su contra.

El juzgador ordenó retirar el brazalete electrónico que porta Emilio Lozoya -quien vestía de color beige-, pues ya está Interno en el penal, y que se le devuelvan sus documentos migratorios.

La FGR argumentó que existe riesgo fundado de fuga por su amistad con el ex presidente Enrique Peña Nieto y el ex dueño de Altos Hornos de México, Alonso Ancira Elizondo, y otros empresarios.

Sin embargo, Miguel Ontiveros Alonso, abogado de Lozoya indicó que su cliente no guarda alguna relación con el ex presidente Peña, ya que el ex mandatario es el más denunciado por su cliente a raíz del caso Odebrecht.

Ontiveros Alonso entregó una carpeta a la FGR y a la representación jurídica de Pemex, con la intención de llegar a un acuerdo reparatorio y para ello ofreció entregar un inmueble con un valor de 3.4 millones de dólares, valor que es superior que al daño patrimonial causado.

Por su parte, Emilio Lozoya declaró que su intención de reparar el daño no implica su responsabilidad sino colaborar con la autoridad.

Fuente: Milenio