Nacional Principal

Cónsul viaja en primera clase… y se mofa

Redacción / Reforma. Chetumal, Quintana Roo., 02 de mayo de 2021.- Isabel Arvide defendió su designación como cónsul en Estambul, Turquía, sin experiencia diplomática, pues dijo que el Presidente López Obrador es su amigo y a él le dio la gana nombrarla y que al Presidente no se le dice que no.

“A mí me nombró el Presidente. ¿Por qué me nombró el Presidente? Porque le dio su gana nombrarme, pregúntaselo tú a él, lee las leyes. Lee la Constitución, es una decisión del Presidente”, sostuvo a su llegada a un asiento de un vuelo en primera clase.

¿Usted por qué aceptó?, se le preguntó afuera del aeropuerto.

“Porque al Presidente no se le dice que no”, dijo, antes de abordar una camioneta hummer roja que llegó por ella.

Arvide, que toda su vida se había dedicado al periodismo y publicó un libro titulado “Mis presidentes: De Echeverría a Peña Nieto”, donde revela un amorío con el Canciller Marcelo Ebrard, también culpó a los reporteros de que ella haya desobedecido la instrucción de López Obrador de no viajar en primera clase.

“La culpa es de ustedes, yo pagué 600 pesos más para poder venir en este avión porque todo el avión estaba tomado por ustedes. A mí me dijeron que no había lugares, de todos modos yo pagué el vuelo y costaba 600 pesos más”, dijo, aunque sí había lugares disponibles atrás.

Arvide no dio detalles sobre su visita a Chetumal, aunque afirmó que desde que ella es cónsul en Estambul han aumentado los visitantes a la Riviera Maya y que podría verse con López Obrador que es su amigo.

“Para mí siempre será un placer infinito ver a mi amigo, el señor Presidente. Siempre seré obradorista, creo en su Gobierno, creo en lo que esta haciendo al cien por ciento, creo que la lealtad es así, completa, y en todo y hay que estar con este Gobierno y yo estoy con él”, señaló.

La funcionaria mexicana añadió que ya se ha resuelto los casos de presunto maltrato laboral que protagonizó hace unos días, según audios filtrados.

“Afortunadamente para mí ellos se fueron, renunciaron voluntariamente, hay que aceptar también que la chaqueta de Relaciones Exteriores paga muy bajos sueldos, bajísimos”, dijo.