Deportes GENERAL

Paulina Flores buscará poner en alto a Veracruz en los JCC

6955_2Redacción / Monterrey, N. L., 08 de noviembre de 2014.- La lanzadora de disco xalapeña Paulina Flores Pensamiento es de esos ejemplos de vida contra el conformismo, al repartir su vida en tres aristas importantes: estudiante, empresaria y atleta. De paso, planea su boda, que será en un par de meses.

No sólo tiene su licenciatura, sino dos maestrías, trabaja y tiene su negocio propio; quiere repetir el podio obtenido en los pasados Juegos Centroamericanos y del Caribe (JCC) en Mayagüez 2010, donde ganó medalla de plata, ahora con el detalle especial que lo intentará en su casa, Veracruz .

Paulina es una gitana. Su andar ha sido por varias entidades del país, hasta que se asentó en la Sultana del Norte, donde estudia en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). La descubrieron en Querétaro por azares del destino y luego representó a Nuevo León por un tiempo, hasta que el Instituto Veracruzano del Deporte (IVD) hizo su labor y volvió a competir por la Ola Roja.

En octubre de 2013, la xalapeña sufrió una fuerte lesión en la rodilla, en la que se rompió totalmente el ligamento cruzado y el menisco, lo que la mandó al quirófano y que puso en riesgo su participación en la justa regional de este año. “Vi cómo de repente el sueño se empezaba a complicar. Pero gracias a Dios, a mi familia y a mis seres queridos salí adelante, porque la rehabilitación fue complicada”, manifestó.

En esa primera parte no se enfocó tanto en los Juegos, sino a estar bien para buscar un pase; “el doctor me había dicho que veía complicado que pudiera competir en óptima forma en agosto, pero las cosas se empezaron a dar”.

La cirugía consistió en usar el tendón rotuliano como injerto en el cruzado, para no usar el de algún cadáver y así no hubiera rechazo, además que ya estaba trabajado para la exigencia deportiva.

En la primavera de este año compitió en la Universiada Nacional, con apenas dos semanas de trabajos; participar le sirvió para agarrar confianza y prepararse para el selectivo de Primera Fuerza. Logró el segundo lugar en el campo del Estadio Heriberto Jara Corona con 50.50 metros, con 49 centímetros menos que la jalisciense Iraís Estrada.

“A raíz de agosto he entrenado sin sentirme mal, me hubiera gustado poder competir más. Eso puede ser en contra, porque como deportista es mejor llegar con ritmo de competencia que permite afinar detalles. Pero no soy una novata y eso me da seguridad, sé que van a ser mis segundos Juegos y la idea es repetir un podio”.

Flores Pensamiento se siente motivada porque vendrá Cuba, delegación que trae a la élite de lanzadores, de nivel olímpico.

Pies en la tierra

La veracruzana no se vuela. Trata de ubicarse en una realidad palpable. En el Estadio Xalapeño irá a lanzar aproximadamente 54 metros. “Pero decirme que voy lanzar 65 metros y le voy a ganar a las cubanas no, ahí hay que entrar en la parte consciente”.

Ella sabe que las representantes de La Isla del Encanto son amplias favoritas para ganar oro y plata en el disco. “La pelea por el tercer y segundo lugar será entre Jamaica, Cuba y México, donde yo trataré de dar la cara. La pelea por el bronce va entre los 53 y 56 metros, ése es mi cálculo, de acuerdo con lo que he estudiado las marcas de las rivales este año, y creo que puedo estar ahí”.

En la reciente competencia en que participó fue en el Distrito Federal, donde rozó los 52 metros, vio progreso, y aseguró que trabajará más para corregir esos detalles y llegar sólida a la última semana de noviembre para los JCC.

“La competencia del 10 de noviembre será fundamental para estar en sintonía de lo que queremos hacer, porque en México no había presión, la diferencia es que había jueces”.

Escuela y trabajo

Lo académico y lo laboral han sido sus aliados cuando el físico le había hecho parar, para así tener un crecimiento integral en su vida. “Creo que me ayudó a mantener la calma en el aspecto deportivo, porque tenía mi mente ocupada. Eso vino a complementarme para poder emprender y ver que hay muchas más cosas. Los seres humanos tenemos un potencial impresionante, el chiste es explotarlo, no enfrascarnos en una sola cosa, sino desarrollar”.

Por ello, se ha vuelto consejera de varios atletas de alto rendimiento para que no sean conformistas. Después empezó a crear su negocio, una red de distribución ligada al marketing, para generar opciones y usar la inteligencia financiera, con miras al próximo paso: su boda.

Paulina estudió una licenciatura en Ciencias del Ejercicio, la maestría que ya acabó es en Gestión Deportiva y la que actualmente cursa es en Administración Industrial y de Negocios, que acabará en mayo de 2015.

Su matrimonio

La atleta quiere llegar a su boda con una medalla de los JCC en el cuello; el plan así lo indica. Su prometido es jugador de balonmano en la UANL, es originario de Coahuila y coincidieron en la instalación educativa; ambos han sido un gran apoyo para sus carreras deportivas.

Los dos estudiaron la misma licenciatura y maestría, además de pareja son socios en el negocio que han emprendido, con miras a unir sus vidas el próximo 28 de febrero. “Teníamos la fecha tentativa del 06 de diciembre, pero estaba muy pegado a los Juegos, entonces decidimos recorrerlo un poquito y disfrutar ambas partes”.

También confesó que no se ve como un ama de casa tradicional, aunque asumirá con gusto el compromiso; aunque dejó en claro que en la cocina se le da lo básico, pero no es lo suyo al cien por ciento, y afirmó que los antojitos veracruzanos son de las cosas que más extraña.

“Quiero tener hijos y estar con ellos, ubico perfectamente mi rol como mujer y como mamá responsable. Entiendo y mi pareja Sergio, sabemos que somos personas individuales que tenemos sueños propios y en conjunto queremos cumplir”.

La casa

Paulina Flores resaltó que aprovechará que conoce el Estadio Xalapeño, donde tendrá el impulso de sus seres queridos en las tribunas. “Eso realmente influye, de manera positiva me motiva, no siento alguna presión; te inspira a hacer las cosas mejor. Si lo haces bien estando afuera, por qué no hacerlo mejor en casa.

“Además, por la gente que está ahí, que se paró, que compró un boleto, que esté disfrutando la competencia, eso me motiva al cien por ciento”.

Este principio de ciclo olímpico es vital para el futuro como deportista, porque después de Veracruz 2014 buscará el boleto a los Panamericanos de Toronto 2015 y sacarse la espina de no haber estado en Guadalajara 2011.

Es así como ella ve fuertes a las lanzadoras veracruzanas Laura Pulido y Abigail Gómez, en bala y jabalina, respectivamente, a las que consideró sus grandes amigas.