NacionalPrincipal

Pasan la charola a IP por tamaliza de entre 20 y 200 mdp

Redacción / Reforma. Ciudad de México, 13 de febrero de 2020.- Iban por tamales y les salieron caros. Unos 200 empresarios escucharon al Presidente de la República narrar los avatares para vender el avión presidencial. De pronto dijo: “Respeto mucho los lujos que pueda darse un empresario, que los tienen por su trabajo y pueden viajar en helicópteros y aviones privados. Los gobernantes no pueden hacer eso porque es viajar a costa de los impuestos que pagan ustedes”.

Algunos ni habían probado el chocolate y su tamal de chipilín y mejor aplaudieron de pie, por un minuto, la afirmación del Mandatario.

Varios doblaron en el momento una “carta compromiso” que tenían en su lugar con cuatro cifras para la “cooperación voluntaria” para la “rifa” del avión presidencial: 20 millones, 50 millones, 100 millones o 200 millones de pesos. En secreto marcaron la cifra y colocaron el papel en una tómbola que llevaron los niños gritones de la lotería. Testigos dijeron que Miguel Rincón, de Biopapel y compadre de Andrés Manuel López Obrador, y Emilio Azcárraga, fueron de los primeros en depositar su papeleta.

“El Presidente fue muy claro: ‘esto es voluntario aquí, nadie está obligado, porque los empresarios ya cumplen con el pago de los impuestos'”, contó Rincón al salir del encuentro.

Francisco Cervantes, presidente de Concamin, reveló que se analiza la posibilidad de que las empresas donantes reciban el beneficio de deducción de impuestos. “Condonación no”, precisó.

Entre otros asistentes estuvieron María Asunción Aramburuzabala y Carlos Slim, sentados al lado del Presidente en la mesa principal; así como Miguel Alemán Velasco, Carlos Peralta y Carlos Bremer, sentados en otras mesas colocadas en el Salón Tesorería de Palacio Nacional.

“El planteamiento fue una idea de austeridad, por eso se está vendiendo el avión, y lo que se va a hacer es usar recursos para apoyar los programas de gobierno de salud, con equipos para los hospitales”, detalló Carlos Slim, presidente de Grupo Carso.

Algunos empresarios no firmaron la carta ni se comprometieron con pagos. Dijeron que AMLO ofreció confidencialidad sobre la aportación o una eventual negativa.

El titular de Banobras, Jorge Mendoza, detalló la ruta para efectuar la “rifa” de septiembre y lograr recursos para equipo médico.

Cuestionado sobre la forma en que se dio la propuesta de aportación, mediante una “carta compromiso”, Carlos Bremer, comentó que lo importante es “cómo apoyamos al País. Olvídate del planteamiento. Cero presión. Yo vi a los empresarios muy sumados por el País”.

“¿Qué monto marcó?”, le preguntaron.

“Yo tengo que tachar según mi peso”, dijo y soltó una carcajada.

Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario, y quien también firmó la carta con una cantidad no precisada, ironizó al salir del encuentro: “Son los tamales más caros de mi vida”.

Relacionadas

Close