Cultura GENERAL

Opinan expertos sobre coleccionismo privado y público en México

6557Redacción / Xalapa, Ver., 24 de octubre de 2014.- En el marco del Coloquio 2ª Bienal de Arte Veracruz, curadores y directores del país opinaron sobre el coleccionismo en México desde el ámbito público y privado; Sol Henaro, curadora de la colección del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC); Michel Blancsubé, curador de la Fundación Jumex de Arte Contemporáneo; Mireya Escalante, directora de la Colección Isabel y Agustín Coppel (CIAC), fueron los encargados de participar en dicha mesa de diálogo.

El grupo fue moderado por la directora de la Galería de Arte Contemporáneo de Xalapa (GACX) Silvia Alejandre. La curadora, Sol Henaro comentó de la colección de carácter “absolutamente público, la cual es muy singular, pues revisamos en términos académicos e históricos cuáles son las obras que permiten generar un legado sustancioso de cómo ha devenido la producción artística en México”.

Se trata de una “colección razonada, aunque su origen cuando estuvo vinculada con el Museo Universitario de Ciencias y Artes (MUCA) no lo fue. Poco a poco se fue planteando cómo encarar de manera profesional el coleccionismo público”, relató como antecedente histórico.

El origen de la colección que data de 1952, “está vinculada a la propia historia de la universidad, por lo que buscamos piezas relacionadas con fotografías de proyecto arquitectónico y bocetos de Rivera, entre otros. El cuerpo que realmente integra la colección, es arte contemporáneo, aunque hay una parte importante de arte moderno, así como producciones relacionadas con la cultura”, detalló quien fundó en 2004 la Celda Contemporánea, proyecto de recuperación de la memoria artística del país.

“Parte de mi tarea como curadora de la colección es estudiar los huecos que explicarían las políticas del momento, las cuales permitirían explicar por qué ciertas producciones se quedaron fuera del mercado, por lo que intentamos localizar las obras de esos artistas específicos, establecemos una negociación inicial, ubicamos las obras y las presentamos a un comité interno del museo, integrado por especialistas”.

En contraste, la directora de la CIAC, Mireya Escalante, ofreció un panorama sobre el coleccionismo desde el ámbito privado incluso abordó los procesos de conformación del acervo que surgió con un bajo perfil, lo que hizo que la colección no fuera tan conocida a pesar de que su origen es prácticamente paralelo al de la Fundación Jumex, otro ejemplo del coleccionismo privado a gran escala.

“Nosotros no tenemos espacio físico, así que las dinámicas para poder presentar nuestro acervo son muy diferentes. Hace menos de un año, inauguramos nuevas oficinas en Parque España, donde actualmente tenemos una pequeña exhibición curada por Bárbara Cuadriello, curadora e investigadora de la CIAC.

De esa manera pensamos mostrar parte de nuestra colección, en curadurías pequeñas, porque es lo que permite el espacio”, explicó, quien también fue promotora de la instalación de Spencer Tunick en el Zócalo de la Ciudad de México.

En su turno, el curador de la colección Jumex, Michel Blancsubé, comentó que ésta “parecía una colección corporativa por su designación, pero es el sueño privado de Eugenio López Alonso, hijo del presidente del Grupo Jumex. Las primeras facturas que encontré son de inicios de los noventa, cuando López Alonso empezó a coleccionar pintura modernista mexicana”.

Hoy, la colección cuenta con más de dos mil 800 piezas de casi 800 artistas diferentes en su acervo. Su lado público “comporta varias facetas, entre ellas, el programa de patrocinios y becas que lanzaron en 2001, el apoyo a proyectos de artistas en el extranjero, a la producción de obra, así como el apoyo anual a instituciones públicas en México como el Museo Tamayo y la Sala Siqueiros.”