Internacional

Occidente reprende a Rusia por crisis en Ucrania en cumbre del G-20

cumbreg20Redacción / Notimex. Brisbane, 15 de noviembre de 2014.- El conflicto en Ucrania dominó hoy la primera jornada de la cumbre del Grupo de los 20 (G-20), reunida en Australia, durante la cual líderes occidentales coincidieron en que Rusia debe salir de ese país y advirtieron con adoptar más sanciones.

Aunque la cumbre, de dos días en Brisbane, se centra en la promoción del crecimiento económico y el cambio climático, los jefes de Estado y de gobierno se pronunciaron este sábado en contra de la intervención rusa en el conflicto armado que se desarrolla en el este ucraniano.

El anfitrión de la cumbre, el primer ministro de Australia, Tony Abbott, declaró este sábado inaugurado el encuentro con la promesa de seguir empujando el crecimiento económico global, a pesar de las crecientes tensiones de seguridad.

Abbott ofreció un mensaje de esperanza y optimismo sobre la dirección de la economía mundial y aseguró que en este encuentro se abordaría la creación de empleo, la identificación de evasores de impuestos y el fortalecimiento económico global.

Sin embargo, varios mandatarios se dirigieron al presidente de Rusia, Vladimir Putin, -presente en la cumbre- para expresar su inconformidad por el presunto despliegue de tropas rusas y equipo militar para apoyar a los separatistas de las regiones del este ucraniano.

Las posiciones más duras llegaron de los líderes de Reino Unido, Estados Unidos y Canadá, quienes hablaron de Rusia como una amenaza desestabilizadora.

El primer ministro británico, David Cameron, advirtió que si los soldados rusos siguen dentro del territorio de Ucrania, “tendrá que haber una relación muy diferente” entre Europa y Rusia, y habló de potenciales sanciones adicionales futuras.

Por su parte, el presidente estadunidense Barack Obama declaró que la “agresión” de Moscú a su vecino constituía una “amenaza para el mundo” y reiteró que Washington estaba en la vanguardia de la oposición a la intervención rusa en Ucrania.

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, aseguró a su vez con frialdad que sólo tenía una cosa que decir a Putin y dirigiéndose a él le dijo “usted debe salir de Ucrania”.

El gobierno de Ucrania y sus aliados occidentales acusan a Rusia de apoyar a los rebeldes pro rusos de las regiones ucranias de Donetsk y Lugansk, sin embargo Moscú rechaza tales acusaciones.

Según reportes de la prensa australiana, el presidente ruso parece una figura aislada en la cumbre, pero se reunió en privado con su homólogo francés François Hollande, a quien pidió que aliviaran las tensiones entre Moscú y París por la crisis ucraniana.

Debido a las sanciones impuestas a Rusia por parte de la Unión Europea (UE) por el conflicto ucraniano, Francia a retrasado la entrega de dos buques de guerra para la marina rusa, a pesar de que el contrato fue firmado con anterioridad.

Funcionarios rusos informaron que Putin planea acortar su estancia en Brisbane y, aunque no precisaron las razones, indicaron que dejará la cumbre mañana domingo.

Se espera que en el segundo día de la cumbre los líderes mundiales trabajen en los planes acordados por los ministros de Finanzas del G-20 en febrero pasado para impulsar el crecimiento mundial en un 2.0 por ciento, de aquí a cinco años.