Estado GENERAL

“Locos y cobardes” quienes realizan actos vandálicos: Héctor Yunes

Héctor-Yunes-LandaPor Carlos Alvarado / Xalapa, Ver., 18 de noviembre de 2014.- El gobierno debe ejercer su autoridad de usar la fuerza pública cuando sea necesario y castigar a los anarquistas que han realizado actos vandálicos en las sedes del Poder Ejecutivo, Legislativo y partidos políticos, pues la violencia no se debe permitir bajo ningún pretexto, puntualizó el senador Héctor Yunes Landa, quien dijo que son unos locos quienes actúan de esta manera.

“No se vale, no puedes agredir a nadie, sea senador, diputado o ciudadano. No se puede permitir que una bola de anarquistas que son cobardes y se tienen que tapar la cara para esconder su identidad no tengan en valor porque quien se tapa es porque o le da pena o tiene miedo”, expresó.

A su arribo a la presentación del IV Informe de Labores del magistrado presidente del Poder Judicial del estado, Alberto Sosa Hernández, el priista descartó “dar recomendaciones” a la líder estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Elízabeth Morales García, en cuanto a presentar una denuncia conta quien resulte responsable por los daños ocasionados a las instalaciones del PRI estatal en Xalapa, pues dijo que no  es quien para aconsejar a su líder.

No obstante, el Senador insistió en que se debe castigar con todo el peso de la ley a quienes se han valido de la tragedia ocurrida con la desaparición de los normalistas de Guerrero para violentar el Estado de Derecho.

Yunes Landa aseguró que las manifestaciones realizadas por los familiares de los desaparecidos han sido pacíficas, y que en ese tenor se debe continuar y las autoridades deben actuar en consecuencia.

Por otra parte, Yunes Landa indicó que no participará en lo que consideró “una vacilada” por la gubernatura de dos años que se propone para homologar las elecciones estatales con las federales .

Y es que dijo que se deve homologar  una elección y no todas como se ha manejado, pero si se quiere hacer, es necesario que se le dé una gubernatura de cinco años, pues de otra manera se paralizará al estado.