Internacional Principal

Maduro dice que Venezuela salió del “estado de hiperinflación”; cerró 2021 en 686%

Redacción. Milenio. México. 11 de enero del 2022.- Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, aseguró que su país ha abandonado “el estado de hiperinflación”, un periodo que comenzó en noviembre de 2017, tras cuatro meses seguidos con una inflación de un dígito. Pese a ello, según cifras del Banco Central de Venezuela citadas por medios especializados, la inflación terminó 2021 con un alza del 686.4 por ciento.

“Yo puedo declarar políticamente, con el resultado del manejo de la inflación entre los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre, que ha sido de un dígito con tendencia a la baja, que Venezuela abandona el estado de hiperinflación”, subrayó el gobernante en una entrevista emitida en el canal multiestatal Telesur.

La inflación en noviembre pasado en Venezuela, medida por el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) del Banco Central de Venezuela (BCV), fue del 8.4%; en octubre fue del 6.8% y en septiembre del 7.1%. En tanto, en diciembre registró un 7.6% de incremento.

Venezuela entró en noviembre de 2017 en un periodo de hiperinflación que se puede considerar superado, según los especialistas, tras 12 meses consecutivos con incrementos de los precios por debajo del 50 por ciento cada mes.

Diciembre de 2020 fue el último mes en el cual el INPC registró un incremento superior al 50 por ciento, concretamente del 77.5%.

Al respecto Maduro pronosticó que las autoridades económicas declararán también el fin de la hiperinflación “en los próximos meses”, si bien aclaró que él puede hacerlo ya “políticamente”.

“Venezuela da un paso, entramos bien al año 2022, con crecimiento, ralentización de la inflación, generación de riqueza que va a permitir que toda esa riqueza se convierta en educación, salud, vivienda, ingreso y felicidad social”, comentó.
Acerca del año que comenzó, mostró su esperanza de que será posible “elevar los ingresos nacionales” para, de ese modo, “regir el mercado cambiario” y “satisfacer las necesidades de divisas que tiene la economía para moverse”.

Actualmente, Venezuela vive una dolarización transaccional, por lo que la mayoría de los productos se comercializan en la divisa estadunidense y no en la moneda nacional, el bolívar digital.