InternacionalPrincipal

Cuba declara «economía en tiempos de guerra» para reducir déficit fiscal

Redacción / Milenio. México., 3 de julio de 2024.-El gobierno cubano va a aplicar nuevas medidas de ajuste fiscal, que denominó una «economía de tiempos de guerra», según un resumen de los medios de comunicación estatales de una reunión del Consejo de Ministros, máximo órgano ejecutivo del país.

Según informó este lunes el diario oficial Granma, el último Consejo de Ministros incluyó «la presentación de un nuevo grupo de medidas» que viene a sumarse al severo plan de ajuste anunciado en diciembre pasado. La noticia, que no aporta muchas concreciones, apunta a que estas decisiones ya están aprobadas.

A nivel fiscal destaca la decisión de «ajustar» el presupuesto estatal de este año a las condiciones de «economía de guerra», según dijo en la presentación la viceministra primera del Ministerio de Economía y Planificación (MEP), Mildrey Granadillo.
Las medidas anunciadas (muchas de ellas debatidas desde hace tiempo y aplicadas de diversas formas por el gobierno socialista cubano) pretenden reforzar las divisas, fomentar la producción de alimentos y poner orden en las maltrechas empresas estatales, dijo Mildrey Granadillo de la Torre, viceministra Primera de Economía y Planificación.

También sobresale la decisión de «reducir las partidas del presupuesto con el objetivo de disminuir el déficit fiscal de 2024 (estimado por el gobierno en 18.5 por ciento del producto interno bruto, PIB), partiendo de las inejecuciones».

Asimismo, agregó Granadillo, se aprobó «asignar mensualmente los recursos financieros en correspondencia con los ingresos reales del mes», así como «definir requisitos» para «el uso del presupuesto aprobado», y «centralizar» su «aprobación».
​Se anunciaron asimismo medidas que afectan al incipiente sector privado, como el establecimiento de una «política de precios única, inclusiva y en igualdad de condiciones para todos los sujetos de la economía», la conclusión del sistema tributario para el comercio electrónico y el cálculo del «impacto fiscal de las importaciones de las formas de gestión no estatal».

De forma paralela, EFE confirmó este lunes que las autoridades cubanas están comunicando al sector privado su decisión de topar los precios de seis productos básicos: pollo, aceite, salchicha, pastas alimentarias, leche en polvo y detergente.

Granadillo aseguró que estas medidas buscan «corregir desequilibrios macroeconómicos, incrementar la captación de divisas al país por diferentes vías y conceptos, incentivar la producción nacional, con énfasis en la producción de alimentos, y ordenar el funcionamiento de las formas de gestión no estatal», según citó Granma.
​El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, aseguró en esta reunión que reducir el déficit presupuestario es una «prioridad» y abogó por «tener más control sobre los gastos» e, incluso, «cancelar un grupo de ellos que hoy no se pueden ejecutar», según recogió Granma.

«(…) todos nosotros estamos para salvar la Revolución y para salvar el socialismo», dijo Díaz-Canel en la reunión.

En diciembre pasado el primer ministro, Manuel Marrero, anunció un severo plan de ajuste que incluyó el aumento del 400 por ciento de los combustibles, incrementos en las tarifas del transporte estatal y la subida de algunos impuestos.

Además se avanzó que se quería reformar el tipo de cambio (el fijo formal está cada vez más alejado del informal) y que se estudiaba el fin de los subsidios universales a productos para pasar a las ayudas selectivas a colectivos vulnerables. 

Díaz-Canel destituyó a principios de este año a su ministro de Economía, Alejandro Gil, por acusaciones de corrupción, en el marco de una reestructuración de alto nivel que también parece encaminada a atender los problemas económicos.

Botón volver arriba