Deportes

Honor a quien honor merece, tributo a El Forastero

20150217_094216Fernando Hernández / Xalapa, Ver., a 17 de febrero de 2015.- Durante poco más de dos décadas, El Forastero enseñó su clase en las arenas no sólo del estado, sino de varias partes de la República Mexicana.

Recio como pocos, estilizado y científico además. Amante del trabajo a ras de lona, de la vieja escuela.

La empresa Xtreme Warriors reconocerá la trayectoria de Víctor Álvarez, quien encumbró al personaje, a pesar de perder la máscara a manos del rudo Universo, quien también estará en este tributo; y cabe recordar que el técnico fue el padrino luchístico del hijo de su oponente, Eslabón Perdido.

Hace aproximadamente, El Forastero dejó el pancracio por una lesión en la rodilla, que lo hace cojear actualmente y por eso decidió irse.

“De momento hay días en que no puedes dormir, y estás en la cama tirando golpes solito, de nervios brincas en la cama, cuesta mucho trabajo adaptarse a estar sin el ejercicio fuerte”, recordó el Forastero tras retirarse.

El mote se lo dio el empresario Heraclys Fenerly, porque el gladiador vestía mucho pantalón de mezclilla y sombrero, “entonces entraba y me decían que parecía forastero y así se quedó, ya cuando debuté me dijeron que debutaría con ese nombre y se quedó”.

De las luchas más significativas en su carrera la sostuvo contra Blue Panther en una ocasión, y en otra contra Los Villanos, en aquellos añorables jueves en que la Arena Xalapa se llenaba de bote en bote.

En otros lados del país se topó con gente como Ringo Mendoza, Demonio Blanco, Aníbal, Rayo de Jalisco, Halcón Blanco, “claro que todos me ganaban, pero aprendí algo (risas)”.

Ganador de una máscara de plata como mejor luchador del año en su época, 18 tapas ganadas, dos campeonatos, uno de ellos nacional; además, un título en parejas junto a Intocable, “y las lastimadas también, que se quedan grabadas”.

La capucha que más trabajo le costó fue la de Máscara de Plata, al igual que Destino Negro.

Emocionado por revivir recuerdos en la Arena Xalapa, el elemento pronto se jubilará del Instituto Mexicano del Seguro Social y pondrá una escuela de lucha libre para niños.

Durante el anuncio El Forastero estuvo acompañado por su hija Érika, quien se dijo emocionada por la forma en cómo es querido su papá.

“Fue algo raro, porque desde que era chiquita y vivía casi en la Arena Xalapa, mi papá me cuidaba con los luchadores cuando mi mamá se iba a trabajar, cuando él estaba entrenando.

“Para mí fue bonito, una época bonita, emocionante, fue de nervios ver cómo golpeaban a mi papá, cómo sangraba, y estoy muy orgullosa de él porque es un personaje, no cualquiera”, indicó.