Cultura GENERAL

Exitoso estreno de Cuarta Pared, monólogo de Nazario Montiel

monologoRedacción / Xalapa, Ver., 01 de octubre de 2014.- El debut del unipersonal Cuarta Pared, monólogo del actor xalapeño Nazario Montiel, organizado por el Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC), fue acogido con cálido entusiasmo en el auditorio de la Galería de Arte contemporáneo de Xalapa (GACX), la noche del sábado 27 y martes 30 de septiembre.

Es un trabajo teatral del proyecto que este creador independiente presentó al Programa de Estímulos a la Creación y al Desarrollo Artístico (Pecda) 2014, así lo dio a conocer al final de la función, mientras agradeció la asistencia y las facilidades del IVEC.

De manera lúdica, el director, escritor y actor de esta puesta en escena presenta una historia entretejida con hechos verídicos de la historia del teatro en Xalapa, sobre todo la obra de Dagoberto Guillaumín, Emilio Carballido y Marco Antonio Montero, herederos del método ideado por el ruso Konstantín Stanislavski.

Mediante la encarnación del personaje de un investigador privado, ataviado al estilo de los años 50, el público emprende un viaje en el tiempo y el espacio, transportándose a una vieja oficina donde se va desenmarañando el misterio de lo que significa ejecutar una profesión según las enseñanzas de los grandes maestros, a quienes Montiel homenajea.

A lo largo del monólogo, el detective interpela a cada uno de ellos, representados por unos pequeños bustos que forman parte del escenario, decorado de modo minimalista y rematado por un fondo en el que vemos un gran librero y una larga ventana cercada con barrotes, dando una sensación de intimidad del actor con el espectador, en un amplio registro vocal en el que la reflexión fue evidente.

“El actor debe trabajar con la verdad”. Con esta línea, da a conocer pistas basadas en la teoría stanislavskiana, para en seguida abordar el estreno de Felicidad, con texto de Emilio Carballido, una obra que “contradijo el statu quo y rompió el orden establecido”, privilegiando la vivencia como materia prima a la hora de hacer teatro.

“En el origen de los tiempos, la materia y la energía teatralizaron; teatro aquí, allá y más acá, por gracia de hadas que habitan este suelo de fertilidad creativa donde el arte escénico crea las sustancias de la vida sin que lo sepas”.

Con este fragmento, se puede entender parte de la búsqueda de quien ejerce este oficio; crear algo verdadero en la ficción y que el público viva a través de lo que se narre en el escenario y por supuesto, que no se vaya igual a como llegó.