..
Internacional Principal

Demanda ONU atención a presos iraníes en riesgo por pandemia

Redacción / Notimex. Ginebra, 21 de Mayo del 2020 .- La Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) demandó hoy atención a la situación de la población carcelaria en Irán ante la pandemia de coronavirus, y puso el ejemplo de la activista Nasrin Sotoudeh, a punto de cumplir dos años en prisión.
Describió que en el sistema penitenciario iraní existe hacinamiento e insalubridad y ya varios prisioneros han sido afectados por la COVID-19 e inclusive se han reportado muertes.

Sotoudeh y tres presos más iniciaron una huelga de hambre cuando llegó la pandemia a Irán, ayuno que duró varias semanas, en demanda de que fuera ampliado el programa de liberación temporal aplicado ante la enfermedad a fin de evitar contagios.

Gracias a esa medida entre 80 mil a 100 mil reclusos fueron puestos en libertad de manera temporal para evitar los contagios, pero ya en este mayo varios han comenzado a recibir órdenes de reingresar a la cárcel.

La abogada Sotoudeh entró a prisión en junio de 2018 por defender a prisioneros políticos, defensores de la libertad de expresión así como otras mujeres que rechazan el uso obligatorio del tradicional velo islámico.

Reza Khandan, esposo de la activista, señaló que tras su huelga de hambre la abogada se negó a atenderse en el centro de salud de la prisión, al igual que lo había hecho mientras duró su protesta, por miedo a resultar infectada con COVID-19.

“Mi esposa tiene condiciones de salud subyacentes. Cuando hablé con ella ayer, me dijo que en los últimos dos meses, no había ido a la sala médica porque teme contraer COVID-19. En cambio, ha tratado de atenderse a sí misma y soportar la situación”, agregó citado por la ACNUDH.

Cuando estaba en libertad, Sotoudeh amplió su lucha legal a las calles, donde participó en manifestaciones, además de que ha dado acompañamiento a los presos y a sus familias.

Khandan, compañero por 10 años de Sotoudeh, también fue encarcelado en 2010 acusado de difundir propaganda y conspirar para dañar la seguridad del Estado. Sentenciado a 11 años de prisión, fue liberado a principios de 2013.

Ahora intenta una “vida tranquila y normal” junto con sus dos hijos, pero agrega que gran cantidad de problemas en Irán además de la COVID-19, como la inestabilidad económica, hacen que vivir una vida ordinaria sea un desafío.

El gobierno iraní liberó a miles de presos iraníes al inicio de la pandemia, sin embarg Khandan denunció que solo fue un acto “sensacionalista, porque se abstuvo de liberar a los prisioneros políticos y de conciencia”.

“En medio de condiciones de hacinamiento, insalubridad y sobrepoblación, varios prisioneros han sido afectados por el virus y se han reportado muertes”, reiteró la ACNUDH.