GENERAL Nacional

Dedica Carreño la presea “Cosío Villegas” a biografía gloriosa del FCE

carreon_gRedacción / Notimex. México, 3 de octubre de 2014.- La presea “Daniel Cosío Villegas”, que entregó El Colegio de México al Fondo de Cultura Económica, “se debe a las aportaciones a las ciencias sociales y a las humanidades del Fondo a través de varias generaciones de hombres de letras, ciencias, editores, diseñadores y traductores”, aseguró convencido José Carreño Carlón.

La víspera, durante su discurso de recepción del joven, más no por eso menos prestigiado reconocimiento, el director general del FCE explicó que esa institución, que en 2014 está celebrando 80 años, posee una biografía gloriosa, grabada en sus publicaciones y en su catálogo. “Biografía que se sigue escribiendo todos los días”, anotó.

En ese sentido, subrayó que el FCE publica actualmente más de mil títulos anuales, lo que representa un promedio de tres cada día del año.

“Lo podemos desgranar esto en 170 novedades, 550 reimpresiones y 300 libros electrónicos”, informó henchido de orgullo, a la vez que sostuvo que ha acumulado un catálogo histórico que incluye más de 10 mil obras.

Señaló que tal acervo, cinco mil 500 títulos están en el mercado, agrupados en 40 colecciones. “Esa numeraria no se está repitiendo en este mes de 80 aniversario para envanecimiento, sino como tributo a la visión de sus fundadores, sí con Cosío Villegas a la cabeza, pero también para las generaciones que le sucedieron a él, quien ideó y fundó esta editorial”.

Desde su perspectiva de actual director, comentó que ellos son quienes han llevado a esa casa editorial a transitar de una editorial de ciencias económicas “a un robusto proyecto cultural de divulgación del conocimiento, de formación de lectores y a la aportación del debate de las transformaciones muy profundas que ha tenido México en estos 80 años”.

Carreño Carlón creyó necesario destacar un rasgo, el que se refiere a la existencia del FCE como una historia de incesante evolución y transformación, de persistente actualización y adaptación a los cambios, de una manera atenta al surgimiento de nuevas realidades y de nuevas necesidades. “Es una historia, también, de constante crecimiento y expansión”, anotó.

Visiblemente emocionado por haberle tocado a él, en su calidad de actual titular del FCE, recibir esa presea que otorga El Colegio de México, José Carreño añadió en evidente tono tranquilo, por estar entre amigos y colegas, que si bien “tal premio es motivo de gusto y satisfacción”, igualmente es cierto que “no nos queda más que honrar a esta distinción”.

El FCE, enfatizó enseguida su director, “se ha mantenido, y se mantiene vivo, fiel a sus orígenes y en constante innovación”, y en ese tono destacó la expansión de esa casa editorial por el mundo, que a través de sus filiales llegará pronto a 10, considerando que en fecha próxima será abierta la sucursal en Ecuador.

Antes, al inicio de la ceremonia, el presidente de El Colegio de México, el doctor Javier Garciadiego, informó que el fallo que otorgó el Premio “Daniel Cosío Villegas” 2014 al FCE, fue por unanimidad del comité dictaminador.

La presea fue instaurada en 2010 con objeto de reconocer públicamente a científicos sociales e instituciones, cada dos años.

El Premio “Daniel Cosío Villegas” se otorgó en 2010 a Mario Molina y en 2012 a Pablo González Casanova, y anoche, en la sede de la institución otorgante, se entregó al FCE a través de su director general, José Carreño Carlón.

El reconocimiento no incluye dinero, sólo una escultura, “La semilla que inicia el movimiento”, del escultor Luis Palacios.

Garciadiego recordó que el FCE fue creado para brindar una biblioteca a los estudiantes de la recién fundada Escuela Nacional de Economía.

La institución que buscaba distribuir y traducir los textos más importantes del quehacer económico se abrió a nuevas temáticas y pronto se convirtió en el organismo literario más importantes del país y del continente.

El antecedente de esta importante editorial fue la revista que fortaleciera e impulsara el estudio económico, la cual corrió a cargo de Eduardo Villaseñor (1886-1978), y de quien a la postre se convertiría en director del organismo, Daniel Cosío Villegas (1898-1976), quien ahora presta su nombre a la presea que, paradójicamente, recibió anoche el FCE.