Columna Yamiri Rodríguez Madrid

Somos bárbaros

La vuelta a Veracruz en un teclazo

Por Yamiri Rodríguez Madrid 

Muy fácilmente nos indignamos por lo que nos llega en redes sociales, lo que puede suceder a miles de kilómetros de nuestros hogares; hasta estamos dispuestos a firmar una petición para sumarnos al rechazo por x o y acción, pero pocas veces reflexionamos la clase de sociedad en la que los veracruzanos nos hemos convertido. 

La ola de violencia que tiene más de una década azotándonos, nos ha hecho no solo insensibles, sino hasta bárbaros. La muestra más reciente es lo acontecido en el sureño municipio de Soteapan donde una mujer ya perdió a su pequeña de 5 años y el otro, de 7, se debate entre la vida y la muerte porque alguien quiso envenenar a los perros y fueron los niños los que cayeron en la trampa del pan mortal. 

Primero hay que tener el corazón podrido para intentar envenenar a un ser indefenso como lo es un animal; peor hay que tener la mente para hacerlo sabiendo el riesgo de que en esa casa había niños. 

Tristemente este caso será uno más de los que a diario suceden en nuestro estado y que nada tienen que ver, de entrada, con las autoridades. Quien asalta y abusa de una adulta mayor, quien comete pederastia, quien asesina a una mujer no es por un tema de falta de políticas públicas, es una descomposición social en la que crecimos, que se inculcó desde el hogar.  

Lo que no podemos ni debemos es normalizarlo.  Pasar por alto que envenenen a un perro o a un gato, termina en el homicidio de dos pequeños.   Dejar que le griten y jaloneen a una jovencita, termina en feminicidio, celebrar una conducta violenta como sinónimo de hombría, nos ha llevado, en un cúmulo de muchos factores, a que Veracruz sea uno de los estados más violentos del país. Empecemos en casa por fomentar el respeto, la tolerancia, los valores. 

@YamiriRodriguez