Columna Línea Caliente

Poder Judicial: “Chabela”, el orgullo de ser sirvienta de Cuitláhuac

Línea Caliente

Por Edgar Hernández*

¡Abusivo despido de la magistrada Yolanda Cecilia Castañeda!

Chabela decidió muy temprano ir a tocarle “Las Mañanitas” a Yolanda Cecilia con motivo de su cumple.

Al pie, no de su ventana sino de la puerta de su casa, la magistrada presidenta del Poder Judicial, Isabel Inés Romero Cruz, conocida en el bajo mundo de los tribunales como “Chabela”, le dejó una cartita que, palabras más palabras menos, le adelantaba a la, esta sí, honorable magistrada Yolanda Cecilia Castañeda, que a partir de este martes le aplicaría un retroactivo retiro “forzoso” y que a la brevedad tendría que desocupar su oficina bajo la supervisión de la Contraloría.

A Chabela, le regresó esa enfermedad que hace años padece que es el olvido temporal.

Olvidó de un madrazo que Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros cumplió 50 años en el Poder Judicial; que fue juez en 16 juzgados, ocho civiles y ocho penales.

Que fue además visitadora, catedrática en la Escuela Judicial y magistrada supernumeraria, y que, en noviembre de 1997, la Legislatura del Estado la nombró magistrada numeraria con carácter de inamovible.

Y lo más importante, que por cumplir el mandato del ejecutivo olvidó que a la honorable magistrada no se le puede aplicar una ley retroactiva como la que se pretende con el “retiro forzoso”.

Se le pasó a Chabela, con ese maldito Alzheimer que la mata, que despide de manera por demás abusiva por instrucciones del gobernador Cuitláhuac García, a uno de los pilares del Tribunal Superior de Justicia.

A la que fue la estudiante con mejor promedio en la carrera de Derecho en la Universidad Veracruzana, que logró dos maestrías y dos doctorados y obtuvo un sinfín reconocimientos gracias a su búsqueda de mayores conocimientos.

A la misma que en 2011 logró lo que jamás alcanzó otra jurista veracruzana, como lo fue el Premio Nacional al Mérito Judicial, otorgado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Vaya amnesia tan oportuna de Chabela, quien por servir ya no quiso recordar su propio pasado.

Quien hoy la despide de la peor manera, es la misma Isabel Inés Romero Cruz, quien fue empleada de nivel medio en el Poder Judicial y que estuvo a punto de ir a prisión por violar la Ley de Amparo, al ocultar un Amparo logrado por los abogados de un preso que se quedó en la cárcel más tiempo del debido, pues Romero Cruz decidió ocultar el documento.

La entonces magistrada Teresita Álvarez, nos recuerda Miguel Ángel Gómez Ruiz, descubrió su delito y la despidió, sólo que Isabel Inés Romero Cruz acudió con el presidente del Tribunal, Julio Patiño y le suplicó que no la despidiera, por lo cual determinó enviarla a un juzgado lejano para evitar problemas.

Y sí que es grave la enfermedad del olvido de Chabela quien en tres meses más, al cumplir los 70 años, irá para afuera dejando el amargo sabor de haber puesto de rodillas al Poder Judicial a cambio de haber sido “Reina por un Día”.

Avergüenza leer el documento llevado al despacho de la magistrada Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros, en la que por ministerio de ley, deja de ser magistrada del Poder Judicial del Estado de Veracruz a partir de este martes.

El documento es secundado por la directora de administración del Consejo de la Judicatura, Joana Marlén Bautista, que es esposa de Gregorio Valerio, hijo de Gregorio Valerio Gómez, quien fuera magistrado por dedazo del entonces gobernador Dante Delgado.

Joana ha sido señalada por sus relaciones de carácter personal con el subsecretario de Finanzas, Eleazar Guerrero, primo hermano del gobernador, y por haber mal administrado el presupuesto del Poder Judicial dejando las arcas vacías y con un faltante de 500 millones de pesos seis meses antes de concluir el ejercicio presupuestal.

Ese fue el origen del diferendo que dividió al Tribunal Superior de Justicia, al obligar a los magistrados a reducirse un 30 por ciento su salario para nivelar el barco a pique que conduce Joana Marlén, que es quien en los hechos debería ser investigada.

Por lo pronto la magistrada más influyente y con más reconocimiento de ese poder Yolanda Cecilia Castañeda, es obligada por una disposición fuera de ley, a un retiro forzoso mismo que el Poder Judicial de la Federación ha considerado ilegal ya que ninguna ley puede ser aplicado en forma retroactiva.

Dicha ley, hoy pie para el rudo despido de la honorable magistrada, es parte de una iniciativa que envió el entonces gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, para forzar al retiro a magistrados que cumplieran los 70 años.

Este martes, la magistrada afectada Yolanda Cecilia Castañeda, adelantó que acudirá a los tribunales internacional para impedir que tal abuso se consume.

“¡La disputa en tribunales y cortes internacionales está por empezar, yo sí sé de leyes!”, dijo a este reportero esta mañana la aun magistrada que entiende el coraje y la urgencia de la magistrada presidente Isabel Inés.

Le queda claro, aunque no lo declara, que Chabela trata de humillarla por ser históricamente superada en estudios, logros, carrera y dignidad, pues además en todos los puestos que ocupó, Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros se ha distinguido por su honradez.

De ahí la orden directa al contralor Óscar N., que la magistrada Castañeda “no se lleve nada del Poder Judicial”, cuando ella no es igual a Isabel Inés, ni Joana Marlén Bautista y menos a Guadalupe Cecilia que no han actuado con honradez y que ahora lastiman y humillan a una magistrada que se ha conducido con honorabilidad.

Difícil, sin duda, los avatares que vive en estos momentos Veracruz en donde bien se afirma que estamos atravesando un tiempo donde el inteligente y preparado se tiene que quedar callado para el bruto no se ofenda.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo