Columna Yamiri Rodríguez Madrid

Los números alegres de Sedesol

La vuelta a Veracruz en un teclazo

Yamiri Rodríguez Madrid 

Mientras el secretario de Desarrollo Social (Sedesol), Guillermo Fernández Sánchez ensalzaba las acciones que ha realizado en la entidad en estos tres años, el INEGI daba a conocer que 64.8 por ciento de los hogares veracruzanos pertenecen a la clase baja, solo 34.9 por ciento a la media y un ridículo 0.3 por ciento a la clase alta; es decir, los veracruzanos nos hacemos más pobres. 

En un estado donde somos más de 8 millones de habitantes, el funcionario estatal se atrevió a presumir que se han beneficiado a 71 mil 864 veracruzanos, en 175 de los 212 municipios con 97.1 millones de pesos: prácticamente nada en un mar de necesidades y públicamente le agradeció al Presidente el apoyo dado a Veracruz, principalmente durante el paso del huracán Grace, ignorando así a todas las personas que aún se quejan por la falta de apoyos. 

Frío debió quedarse cuando el diputado local del PAN, Miguel Hermida Copado le dijo que eran ridículas las cifras presentadas y lo apretó y apretó lo más que pudo evidenciando el desconocimiento del funcionario en administración pública y que tardarían 31 años en abatir el rezago en el estado al ritmo en que van. En tanto que ante el señalamiento del legislador priista Marlon Ramírez Marín de que había funcionarios de la dependencia que reciben apoyos sociales pese a los cargos que ocupan, así como una homonimia de la senadora Gloria Sánchez Hernández, el funcionario se comprometió a revisar el listado, en un término de 48 horas, aunque le aclaró que no creía posible dicha situación. También le entregó un listado de empresas, de reciente creación, que han recibido adjudicaciones directas. 

Esta es la comparecencia más larga hasta ahora con más de 5 horas de duración, y también en la que más duro han tundido al secretario con cifras oficiales. Fue el panista Bingen Rementería Molina quien sacó al Secretario de sus casillas y aunque la presidenta de la mesa, Magaly Armante Oliveros -a quien por cierto le hace falta un curso urgente de lectura-, trató de evitar que le pegaran a su correligionario, Fernández Sánchez salió peor que piñata en posada con las preguntas y datos de la oposición. 

De lo positivo de la comparecencia, cuando se refirió también a acciones de mejoramiento de vivienda: 4 mil 535 cuartos dormitorio; 2 mil 613 pisos firmes; 238 techos firmes; 359 muros firmes; 270 cuartos de baño; 2 mil 51 electrificaciones y la generación de 8 mil 907 empleos. Aunque insuficiente, sin duda todo suma y cambia la vida de persona;  también hay que reconocer que el rezago es añejo y se ha agudizado con la crisis sanitaria y económica que ha traído el Covid19. 

Lamentable que los diputados locales morenistas y sus aliados -a excepción del representante de Zongolica, el petista José Luis Tehuintle Xocua y Adriana Esther Martínez, Sánchez, de Martínez de la Torre-, sigan con el tono de las felicitaciones y agradecimiento a los funcionarios que por ahí han pasado. No hay nada que agradecer pues para eso se les paga. Cumplir es su obligación y, a diferencia del artista, ellos no viven del aplauso. 

@YamiriRodriguez