Columna Yamiri Rodríguez Madrid

La Laguna del Farallón

La vuelta a Veracruz en un teclazo

Por Yamiri Rodríguez Madrid 

Apenas el pasado 27 de abril, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) reportaba, a través de un comunicado de prensa, que con el fin de contribuir a encontrar una solución a la problemática en la laguna El Farallón, en el municipio de Actopan, se sumó a un operativo de inspección en el que también participaron la Secretaría de Comunicaciones, agentes municipales y pescadores.  

A decir del organismo federal, en dicha inspección se detectaron 3 cruces de mangueras con las que se extrae agua de la laguna, lo cual contribuye a la disminución de su nivel de almacenamiento, ya afectado por el estiaje, la extracción de agua de pozos cercanos, la sobreexplotación de ranchos ganaderos, el azolve de la propia laguna y del afluente que la alimenta e, incluso, por la actividad de algunas mineras que se encuentran en la región de la laguna. 

Hoy totalmente seca, se confirma que, tristemente, no existe registro que declare que las aguas que contiene la laguna El Farallón sean de propiedad nacional y, de acuerdo con la carta topográfica denominada “Actopan E14B28”, no tiene ninguna conexión directa con el mar, por lo que, constitucionalmente, se considera que su administración corresponde al Gobierno del Estado de Veracruz. Sin embargo, la titular de la Secretaría de Medio Ambiente en el Estado (Sedema) la ex locutora María del Rocío Pérez Pérez ha estado como el avestruz, bajo el pretexto de la pandemia y de la veda electoral. 

Un estudio de hace algunos años, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), data su existencia hace 5 mil años y afirma que existían 21 especies incluidas en 25 familias y 15 órdenes. Pero eso ya es pasado. 

Lo cierto es que, aunque la Conagua dice que la situación de la laguna es delicada, las imágenes de las últimas semanas son más que apocalípticas. 

@YamiriRodriguez