Columna Yamiri Rodríguez Madrid

La indiferencia de los xalapeños

La vuelta a Veracruz en un teclazo

Yamiri Rodríguez Madrid 

La semana pasada un indigente murió ante los ojos indiferentes de decenas de xalapeños que caminaban en los bajos del Palacio de Gobierno.     Hoy hay un debate sobre si el DIF Municipal fue negligente pues el estatal acusa que no pasó el reporte. Lo cierto es que después de esta tragedia hay varias aristas que tomar en cuenta. 

Primero: el número de personas en situación de calle que hay en la capital del estado.  Muchos padecen de sus facultades mentales; otros simplemente no tienen a donde llegar.  Se trata de un problema añejo al que nadie le ha querido entrar; una de las principales razones es que la mayoría rechaza ser trasladado a un albergue; prefieren soportar las bajas temperaturas del invierno xalapeño sobre un cartón en la banqueta, que ir a uno de estos espacios. 

Incluso, tiempo atrás se decía que había redadas en otros estados, en otros municipios, donde durante las madrugadas se les subía a camionetas de redilas y se les bajaba kilómetros muy lejos de donde estaban, para que se convirtieran en problema de alguien más. 

Segundo: el trabajo del DIF municipal ha sido más que gris nulo y, el del estatal, anda por las mismas.   No hay campañas preventivas, no hay trabajo asistencial con estas personas, mucho menos una política pública para ayudarlos. Vaya, ni siquiera una bebida caliente, un bocado. 

Tercero: no solo para el DIF los indigentes son invisibles; para nosotros también.   El que todos los que pasaban por ahí voltearan la mirada hacia otro lado nos da una muestra del grado de egoísmo en el que estamos inmersos, de indiferencia ante el dolor ajeno. Nos hemos acostumbrado a vivir en medio de la violencia descarnada; su normalización ha provocado que la muerte de una persona que cayó en el infortunio, prácticamente a nadie le importe.    No toda la culpa es de las autoridades.   Como sociedad, hagamos examen de conciencia. 

@YamiriRodriguez