Columna Daniel Badillo

¡Es por Ahued!

El Arte de Gobernar

Daniel Badillo 

Uno de los comentarios que más se escuchan entre los ciudadanos de Xalapa que votarán el seis de junio por Morena, es que su voto será por Ricardo Ahued y no por el partido. Y es que muchos coinciden en que la administración de Hipólito Rodríguez Herrero ha dejado mucho que desear, pues además de su mal carácter, las obras que se han realizado en la ciudad no han tenido el acuerdo ni el visto bueno de la población, como fue el hecho de reducir varias avenidas y crear la ciclovía, lo que –una vez que se regrese a clases presenciales- propiciarán un tráfico terrible. 

De allí que el seis de junio un gran sector de la población votará por Ahued, bajo la consigna hecha pública en varios de sus eventos, de que el sufragio será por la persona no así por el partido. Y es que, a diferencia del actual presidente municipal, de quien nada se sabía hasta que Morena lo hizo candidato al alcalde, en el caso de Ricardo Ahued siempre ha mantenido cercanía con la población en todos los encargos públicos que ha desempeñado, lo que se suma a su enorme compromiso social que lo ha llevado, como aquí lo he dicho, a apoyar –incluso poniendo de su propia bolsa- a cientos de personas que se acercan a solicitar su auxilio. 

De hecho, recuerdo que las oficinas de Ahued en el Congreso del Estado, siendo diputado local por Xalapa, eran las más visitadas por la población pues desde muy temprano hasta entrada la tarde, atendía personalmente a quienes buscaban audiencia con él; incluso, no era raro que ciudadanos de distritos ajenos a Xalapa, y quienes se suponía tenían sus propios representantes populares, hacían fila también en las oficinas de Ahued, quien con la paciencia que le caracteriza los escuchaba y, si estaba a su alcance, también los apoyaba a pesar, insisto, de que no eran ciudadanos de su distrito electoral.  

Ese ha sido y ese seguirá siendo Ahued, a quien los comerciantes de Xalapa aprecian porque es uno de los suyos pues, al igual que cientos de micro y pequeños empresarios de esta ciudad, ha padecido también las consecuencias de la pandemia por Covid-19, y haciendo un gran esfuerzo no ha despedido a ninguno de sus más de 400 empleados, ni les ha reducido el sueldo, lo que habla de su sensibilidad como persona. 

Pero regresando al tema, el voto de miles de ciudadanos el próximo seis de junio, que seguramente llevarán a Ahued a la alcaldía, será al mismo tiempo un reclamo a Morena y obligará a la nueva autoridad a corregir todo lo que se tenga que corregir, empezando por el exceso de burocracia, y llevando a cabo las auditorías, ajustes y una revisión minuciosa de lo que entregará el originario de Xochimilco, quien –dicho sea de paso- nunca mostró sensibilidad ni amor por Xalapa. 

Así que quienes han dicho y sostenido que la segura victoria de Ahued como próximo presidente municipal es para “tapar” los errores del actual gobierno municipal, se llevarán una enorme sorpresa. Pues quienes conocemos a Ahued sabemos –como lo ha dicho siempre- que no será tapadera de nadie ni solapará abusos. Incluso, en algunas entrevistas ha dicho que, de ganar, si alguno de sus funcionarios se comporta de manera prepotente o corrupta, de inmediato serán despedidos y puestos a disposición de la autoridad competente, lo que estoy seguro va a cumplir. Así que los ciudadanos de Xalapa tienen, en Ahued, a la mejor opción para llevar a cabo una administración honesta, transparente y cercana a la gente. No tengo duda que, con el voto de las y los xalapeños, el actual Senador con licencia triunfará el seis de junio.  

GRAVE ACUSACIÓN 

Por cierto, ya que hablamos de candidatos por Xalapa, sorprendió a muchos las graves acusaciones vertidas tanto por Américo Zúñiga Martínez y David Velasco Chedraui quienes señalaron –en entrevistas por separado en el noticiero En Contacto, de Avanradio- que, durante sus recorridos por la capital del estado, muchas personas se quejaron de que hay calles que no están pavimentadas, pero al cerciorarse en documentos oficiales aparecen como obras ya realizadas; tanto Américo como David Velasco tienen la obligación de denunciar estos hechos ante las autoridades respectivas, pues llama la atención que fuera, precisamente ahora que están en campaña, cuando hicieran pública esta situación. 

La pregunta que muchos se hacen es, ¿y dónde estuvieron estos casi cuatro años de administración municipal tanto Américo como David Velasco? Pues no existe constancia de que hayan cuestionado a la actual administración, y ahora que está por terminar la gestión del originario de Xochimilco, es que ambos candidatos se arman de valor y denuncian todo lo que está haciendo mal el ayuntamiento. 

Hubiera sido de mucha ayuda que –como personajes públicos que ya administraron Xalapa- se hubieran pronunciado durante el actual gobierno, en contra de las acciones que estaba llevando a cabo; sin embargo, uno se fue de la ciudad por más de dos años a residir en Puebla, donde era el delegado nacional del PRI en dicha entidad; y el otro, nunca levantó la voz, insisto, hasta ahora que es candidato y cuando este gobierno está por fenecer. En fin, el seis de junio la palabra la tendrán los ciudadanos.