Columna Perfilando

El negro historial de Sergio Gutiérrez Luna.

Perfilando

Por Iván Calderón

* Señalado por un desvío millonario de recursos y de ser el “mapache mayor” en Sonora, el ahora flamante presidente de la Cámara de Diputados no cuenta con buenos antecedentes.

Los encarrerados de siempre llaman al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez Luna como “el caballo negro” de la polaca veracruzana y el posible sucesor de Cuitláhuac García en 2024, nada más alejado de la realidad, porque a decir de los principios de la 4T, el legislador federal no sale bien librado del no mentir, no robar y no traicionar.

Sus negros antecedentes se remontan en Sonora, de donde lo señalan como persona non grata a raíz de turbias acciones como el presunto desvío de 65 millones de pesos, cuando fue responsable de implementar el nuevo sistema de justicia penal en aquel estado.

Esto en la plenitud del poder del también triste célebre gobernador Guillermo Padrés Elías.

Y es que según una denuncia presentada por el Observatorio Ciudadano de Políticas Públicas, Derechos Humanos y Democracia, A. C., Sergio Gutiérrez Luna fue el principal imputado en el desvío millonario que se detectó en el proceso de implementación judicial, el cual terminó colocando a Sonora como el estado con mayor rezago en la materia.

Asimismo, Gutiérrez Luna incurrió en acciones que derivarían en responsabilidades penales o, como mínimo, administrativas; esto por utilizar su encargo en beneficio de empresas de su propiedad o de ya identificados prestanombres.

Al oriundo de Minatitlán, se le detectaron otros negocios en los cuales se involucró a Nancy Fabiola Ramírez Pastrana, ni más ni menos que la administradora de su despacho Gutiérrez Luna Abogados, S. C; el mismo con el que cobraba sus servicios al gobierno de Guillermo Padrés.

Además, entregó a la empresa Freydig Industrial SA de CV, con la que tiene vínculos personales, contratos por un monto global de 33 millones de pesos por trabajos que jamás realizó.

Observatorio Ciudadano de Políticas Públicas, Derechos Humanos y Democracia, A. C. señala que en 2012 Gutiérrez Luna aprovechó su cargo y su cercanía con Guillermo Padrés para adquirir a precios preferenciales dos terrenos que habían sido desincorporados por el Ayuntamiento de Hermosillo.

EL MAPACHE MAYOR.

Durante las campañas para elegir al nuevo gobernador de Sonora en 2015, Iván Jaimes, representante del PRI ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Sonora aseguró que Sergio Gutiérrez Luna, es un “mapache electoral” pues pese a tener un cargo público, realizaba actos de proselitismo a favor del candidato panista, Javier Gándara.

“Es evidente que el gobernador Guillermo Padrés intenta llevar a cabo un boicot del proceso electoral”, señaló en ese entonces el representante del PRI.

Así, se presentó una denuncia ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) y también, se hizo una petición a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) para realizar un procedimiento para saber en qué se han gastado los recursos del sistema de justicia penal.

La denuncia penal presentada en contra de Sergio Gutiérrez Luna está vigente ante la Fiscalía General de la República, es cuestión del titular Alejandro Gertz Manero, de si procede o queda en la congeladora. Por lo pronto, al mandamás de San Lázaro, ya le revivieron los muertitos.