Columna Yamiri Rodríguez Madrid

El Bosque de Niebla veracruzano

La vuelta a Veracruz en un teclazo

Yamiri Rodríguez Madrid 

El Instituto Nacional de Ecología (INECOL), gran defensor de este reducto ambiental, asegura que el Bosque de Niebla de Xalapa está altamente amenazado.  De acuerdo con sus datos, el bosque mesófilo de montaña es un área de vegetación original única en el estado; es el ecosistema más diverso de México, aunque cubre menos del 1% del territorio nacional y, lo peor, es que desaparece más rápido que cualquier otro bosque tropical.  

En México, afirman, más del 50% de este bosque ya ha sido transformado en cultivos o en asentamientos urbanos. Basta echarle un ojo a la zona de Briones o La Pitaya, para constatar lo anterior y ver que ahora se vuelve hasta un corredor comercial-ultra residencial. 

Lo anterior viene a colación porque este jueves, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez Luna, llevó a un grupo de artistas y empresarios a San Lázaro con la intención de hacer conciencia sobre la importancia de salvar el Bosque de Niebla de Xalapa con una exposición colectiva. 

La asociación civil Ruta de la Niebla ha emprendido la campaña «Por La Biodiversidad del Bosque de Niebla” cuyo objetivo es difundir la importancia de este ecosistema que aún existe en la región central de Veracruz, así como para rescatar la reserva ecológica del Cerro de las Culebras, en Coatepec, considerado un reducto del bosque de niebla y refugio de aves, tanto residentes como migratorias. 

Ojalá que los propios diputados federales veracruzanos se interesen también en el tema y puedan gestionar más recursos para esta reserva natural pues, durante años, el INECOL ha movido cielo, mar y tierra para preservarlo, para poder adquirir lotes a fin de que no se talen los árboles, no se altere el entorno, pero pareciera un esfuerzo aislado, pues ni las autoridades estatales, ni municipales se han interesado en ayudarlos durante más de dos décadas. 

La agenda ambiental es prioritaria para Veracruz, pero necesita que todas y todos nos involucremos, sino, terminaremos por devorarlo todo. 

@YamiriRodriguez