Columna Yamiri Rodríguez Madrid

Damnificados, en el olvido otra vez

La vuelta a Veracruz en un teclazo

Yamiri Rodríguez Madrid 

Veracruz es blanco constante del embate de los fenómenos naturales. Lo anterior provoca que, en cada huracán o tormenta tropical, haya damnificados. Hace años, cuando en el estado se sufrieron los efectos de José, Stan o Katrina, muchas familias quedaron en el desamparo, pese a que se habían anunciado apoyos para ellos con bombo y platillo. 

Tan solo Karl, de acuerdo con el reporte oficial del 2010, dejó un millón de damnificados.  Quienes lo perdieron todo en localidades como San Pancho, Playa Oriente y otras más de La Antigua y Cotaxtla, protestaron y reclamaron al entonces gobernador Fidel Herrera Beltrán y al presidente Felipe Calderón Hinojosa, la atención demorada, la falta de alimentos, medicinas. Se prometió que se rescataría a Veracruz. Aseguraron que millones de pesos estaban siendo destinados a través de la Sedatu, el Fonden y la Sedesol. Hoy, si va usted rumbo al Puerto de Veracruz, antes de llegar a la caseta de La Antigua, puede ver aun las “casas” que les hicieron, con una retahíla de problemas que más de una década después tienen, por necesidad, que seguir enfrentado. Ahora, a poco más de 40 días que Grace azotó a la entidad, la ayuda sigue sin llegar. 

El censo presidencial que tanto se dijo, no los incluyó a todos.   Hay protestas constantes en el norte porque en el gobierno del cambio los dejaron fuera. No son uno, ni diez, ni cien; son miles.  Los productores lo perdieron todo, la gente no tiene que comer y, en el colmo de los males, a aquellos que sí les tocó, hasta fueron asaltados, de ahí los cierres carreteros, la toma de casetas, por la desesperación. 

Era evidente que el recurso económico para atender el tamaño de la emergencia no iba a alcanzar tras la desaparición del Fonden, por eso el censo lo cerraron en un pestañeo.   Los millones de pesos que habrá de costarle al gobierno estatal morenista reparar la porquería de carretera que hizo la SIOP en Alto Lucero bien pudo destinarse para ayudar a los damnificados. 

Tristemente no hay nada nuevo bajo el sol veracruzano. Al damnificado siempre lo tratan igual. 

@YamiriRodriguez