Columna Yamiri Rodríguez Madrid

Crisis innecesaria en el Poder Judicial

La vuelta a Veracruz en un teclazo

Yamiri Rodríguez Madrid 

Sin decir agua va, Isabel Inés Romero Cruz inició una reingeniería en el Poder Judicial de Veracruz. Se trata de su primera crisis de la cual, esperemos, haya calculado todos los riesgos e inconformidades que esto implica. 

Bajo el argumento de implementar la Reforma Laboral con la llegada de los once Juzgados Laborales Orales, decidió desaparecer un plumazo 29 juzgados en la entidad, entre estos varios juzgados especializados en materia familiar, así como los microregionales.  Vaya, que la abogada pasó por alto que crear los juzgados familiares fue un gran logro hace años que colocó a Veracruz como un estado de avanzada y qué decir del papel de los microregionales, pues habitamos en un territorio muy extenso, con complejidades geográficas. 

Por eso, los primeros que han salido a protestar, con justa razón, son abogados.  El pasado fin de semana, la Barra Mexicana Colegio de Abogados AC, se pronunció en contra de la desaparición de 29 juzgados del Poder Judicial del Estado de Veracruz a partir del próximo 1 de octubre, pues consideraron que atenta contra el derecho humano de acceso a la justicia, obligando a los justiciables a continuar sus procedimientos en tribunales ordinarios carentes de la capacitación necesaria. 

A través de sus redes sociales explicaron que la decisión de doña Isabel Inés Romero atenta contra el derecho humano de acceso a la justicia, obligando a los justiciables a continuar sus procedimientos en tribunales ordinarios carentes de la capacitación necesaria, lo cual está estipulado en nuestra Constitución, pero también en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Es decir, en menudo brete se ha metido. 

Pareciera que la “reingeniería” planteada no tuvo plan B, ni muchos menos para considerar las implicaciones económicas y sociales de quienes acuden a los tribunales en uno de los estados que, dicho sea de paso, es considerado como uno de los más violentos del país. 

Mientras que la sucesora de Sofía Martínez Huerta se toma fotos sonriente con un puñado de abogados que supuestamente aplauden su decisión, hay grupos de hombres y mujeres de leyes más nutridos que tomarán otras vías legales ante su errada decisión. 

@YamiriRodriguez