Columna Línea Caliente

Columna Línea Caliente – ¿Quién para Xalapa?

Línea Caliente

 

 

¿Quién para Xalapa?

Por Edgar Hernández*

 

Se desgrana la mazorca.

Empiezan a definirse las posiciones, alianzas y grupos de poder y queda prácticamente afinada la lista de los aspirantes a una diputación federal.

La lucha se antoja recia, cuerpo a cuerpo.

Ni en sus mejores sueños de opio, el PRI podrá imaginar el carro completo menos con especímenes de la talla de Elizabeth, Guadalupe Porras o Adolfo Mota.

Xalapa por ser la capital del estado y el centro de poder un conflicto ha despertado un singular interés de parte de la sociedad civil, del ciudadano de a pie que sigue siendo el dueño de la plaza.

Más aun considerando que el plato fuerte del PRI en este distrito electoral es ni más ni menos que la exalcaldesa Elizabeth Morales García, una mujer –no es el término más apropiado- cuya vida pública y privada ha estado en el peor de los escenarios de censura en los últimos años.

Su paso por el ayuntamiento se ha traducido como el peor gobierno de las últimas décadas.

La dejó marcada, al igual que su proclive determinación de saquear al erario y permitir que su familia, hasta el cuñado, no solo se despacharon con la cuchara grande, sino que se llevaran la cazuela.

Necio repetir de cuantas propiedades y negocios hicieron, inútil reseñar su vida dispendiosa y pegada a las bebidas etílicas y ofensivo regresar a la memoria cuan deplorable fue su exhibicionismo lésbico.

Para quienes aún recuerdan, sobre todo su partido al que dirigió en el total oscurantismo, la Fidelidad de siempre la despreció por el arrebato que hizo de la candidatura a la alcaldía que iba destinada hace cuatro años a Américo Zúñiga.

Nadie daba un cacahuate por ella al fin de su gestión hasta que por arte de magia resultó el año pasado como la mejor exponente para encabezar al PRI estatal.

¿Fue acaso la negociación de Enrique Jackson? ¿Sería que la Morales le inyectó un buen billete para calmar ánimos desesperados? ¿Fue Beatriz Paredes la que abonó por ella y por Noemí?

Muchas han sido las leyendas que han corrido en el entorno, pero de una cosa hay seguridad: Elizabeth Morales difícilmente ganará.

En el imaginario colectivo hay memoria y así como se la hicieron a Reynaldo Escobar quien aspiraba a lo mismo y la gente salió a votar por Uriel Flores, hoy diputado federal, es previsible que con Elizabeth se repita la dosis.

Ya de semanas atrás las redes se han encargado de satirizarla, de ofenderla de manera por demás inclemente. En ella si aplica aquello de que cuando el pueblo dice a medianoche es de día hay que empezar a prender la farolas.

Tiempo al tiempo.

 

 

*Premio Nacional de Periodismo