Columna Línea Caliente

Columna Línea Caliente – Protestas legítimas o chantaje

Línea Caliente

 

Protestas legítimas o chantaje

Por Edgar Hernández*

 

Nuevos clientes se asoman a Palacio de Gobierno.

Dinero, dinero, dinero… es la consigna de quienes protestan y se plantan en las plazas públicas escudados en las banderas de la exigencia social y demandas de vivienda, servicios y toda índole de apoyos.

El campo es propicio; las condiciones están dadas.

Estamos en el arranque del nuevo año, un año electoral; el cambio de secretario de Gobierno que implica nuevos acuerdos y el estar acostumbrados a que gobierno todo lo resuelve con ríos de dinero, se constituye en campo fértil para luchar por el billete.

La costumbre se hizo ley.

Antes los beneficiarios eran las organizaciones sociales y políticas lideradas por políticos dispuestos a venderse por la vía de acuerdos inconfesables y cuotas fijas siempre amparados en grupos agrarios, sindicales, magisteriales, organizaciones campesinas y estudiantiles, colonos y demandantes de servicios públicos.

Todos coptados y supeditados a las banderas del PRI, acaso del PRD cuando se trataba de ir por la fuerza.

¿Pero qué pasó?

De pronto se registra una extraordinaria pulverización de grupos demandantes.

Y si antes los ganones eran Orfilio García Ortiz, Cesar del Ángel y Antonio Luna por citar un ramillete de caballeros al azar, hoy son los radicales de Papantla, los del Plan de Ayala, la Coordinadora, los Colonos Unidos; la organización de las madres solteras, los “Diabéticos Unidos”, las filiales de los “Antorchistas”, el Frente Popular Revolucionario.

Aún hay mas…

Los integrantes del Frente de Organizaciones Sociales de Veracruz y agrupaciones como “MAIZ”, CODUC, Barzón Veracruz, VIVE, y UDVER que llegaron a Xalapa por la olla de dinero.

Llegaron hasta con anafres y casas de campaña para el ahora o nunca y ya pernoctan en los pasillos de Palacio y ahí se mantendrán hasta que no suelten el billuyo.

Hay, desde luego, organizaciones legítimas como las de Ayotzinapa o grupos de periodistas en reclamo de garantías y esclarecimiento de asesinatos contra comunicadores, pero las más le apuestan al chantaje, a la industria de la protesta hoy por hoy rentable.

Tan solo en los últimos cuatro meses se han registrado 204 manifestaciones con igual número de bloqueos del centro histórico de Xalapa. La peor, la de los 400 pueblos y sus niñas encueradas.

En ese marco ¿qué hacen las autoridades?

Hoy que los dineros están tan escasos difícilmente se puede llegar a un arreglo, mientras los legisladores se hacen disimulados al no poder proponer una ley anti marchas porque el mundo se les viene encima si osan atentar contra la libertad de tránsito y de expresión.

Ya hubo un intento y fueron bateados.

Seguiremos pues soportando el chantaje de grupos minoritarios prostituidos por ambiciosos líderes venales… vendidos.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo