Columna Línea Caliente

Columna Línea Caliente – ¡La de dos años fue!.. ¿Quién gana?

Línea Caliente

 

¡La de dos años fue!.. ¿Quién gana?

Por Edgar Hernández*

 

¡Esta columna diaria dejará de escribirse hasta el 5 de enero del 2015!

 

En sesión relámpago, o como dicen los tecnócratas, fast track, la mayoría legislativa –bien maiceada- aprobó una reforma constitucional que abrirá paso a un gobierno de dos años 2016-2018, en donde el PRI quedó dividido, el PAN con una fuerte posibilidad de llevarse la mini gubernatura y una ciudadanía desconcertada que buscará cobrar revancha cuando venga el cambio de estafeta.

¿Quién ganó con la de dos?

En la superficie se puede apreciar una contundente victoria del primer priista Javier Duarte, quien le adelantó el pésame a la vieja guardia priista atajando al mismo tiempo al clan Yunes.

También en esa superficie se observa la cola del Diablo.

Nos referimos a Fidel Herrera, autor del engendro que lleva el propósito de atajar afanes vengativos y de persecución política de quienes eventualmente pudieran arrebatar el poder estatal y quedarse con una gubernatura que barra para atrás.

En el fondo, sin embargo, quedan severos daños colaterales que habrá necesidad, ahora que regrese de vacaciones el señor Duarte, de subsanar ya que entre los damnificados está el senador José Francisco Yunes Zorrilla, quien le invirtió un buen billete a su precampaña para que de la noche a la mañana se quedara chiflando en la loma.

Se habla de más de 200 millones de pesos invertidos en el proselitismo, amén del encampanamiento al priismo que simpatiza con el peroteño y el desaguisado infringido al centro que no quedó del todo conforme con la mini.

Duarte tendrá que dialogar también con Héctor Yunes Landa, de quien hemos venido insistiendo que por estos días dejó abierta la posibilidad de jugar la de dos, sea por el PRI o en coalición.

Héctor ha sido el más severo en sus admoniciones contra la de dos insistiendo en que no está de acuerdo con el “capricho” de Duarte. El senador podría incluso no jugar la de dos, pero de que va a deslizar el abstencionismo priista en el 2016 es un hecho.

Héctor es un político que fue burlado por la Fidelidad al consentirle que jugara la gubernatura en el 2010 y a partir de las encuestas decidir la candidatura. No contó, sin embargo, que Fidel Herrera le iba a hacer una Fidelada.

Héctor está irritado, con él buena parte de la vieja guardia, los aliados, grupos caciquiles y de poder regionales que requieren explicaciones del por qué transitar a la de dos y no una de seis al no exigir la reforma política tal.

¿Quién gana con la de dos?

Los Yunes azules velan armas, Fernando, el senador y vástago de Miguel Ángel Yunes Linares, ha adelantado que un Yunes jugará la de dos ¿Pero, quién es ese?.. Pues en la impronta asoma Miguel Ángel papá y luego sus hijos…Y aun cuando nos las traen todas consigo en tratándose del PAN ya que están divididos, cuentan con el apoyo de la dirigencia nacional y la estatal, así como importantes enclaves azules en localizados municipios.

Pero además traen en billete.

¿Quién gana con la de dos?

Bueno, pues en destacado lugar los gestores de la iniciativa.

Alberto Silva, Erick Lagos, Jorge Carvallo y Adolfo Mota son los que a petición de parte han levantado el dedo para jugar por un gobierno de transición de dos años. De ellos, innegable destacar al primero en esta lista a quien se le van a ir encima por el solo hecho de estar etiquetado.

El punto, sin embargo, está en el resultado electoral del 2015.

Por una parte Javier Duarte tiene que demostrar al primer priista de la república, al señor Peña Nieto, que Veracruz conservará la supremacía priista que le otorga el derecho a opinar, ya se vio que opinó para la reforma constitucional que hizo posible la de dos.

Y en segundo término es el propio Duarte quien ha impuesto a los aspirantes al máximo cargo de elección popular en Veracruz que el pase de admisión será a partir de la máxima votación que alcancen en el distrito por el cual contiendan.

¿Quién finalmente gana la de dos?

Ardua tarea espera al PRI en los siguientes meses para reconstruir la credibilidad ante una militancia y un voto duro que tiene muchas dudas ya que arrastra resentimiento social al no estar de acuerdo en las políticas públicas estatales y el no acabar de entender que pasa en la cúpula y por dónde irse.

Hoy, sin embargo y de manera indiscutible, el balón se mueve en la cancha del gobernador quien ahí les deja ese infiernito a los duchos políticos priistas hoy convulsionados con la de dos.

Vamos a ver que nos traen los Santos Reyes.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo