Columna Línea Caliente

Columna Línea Caliente – Flavino Ríos Alvarado

Línea Caliente

 

Flavino Ríos Alvarado

Por Edgar Hernández*

 

A pesar de que Adolfo Mota, este sí, le dejó un cochinero, Flavino aguantó vara.

Al empezar a escarbar encontró anomalías sin fin: personal que no trabajaba, pero sí cobraba, la familia –la de Mota- en la nómina, los 25 vehículos que tras la salida del señor secretario se fueron con él y problemas laborales y sindicales sostenidos con alfileres.

Eso y más dejó Adolfo Mota al nuevo secretario de Educación de Veracruz, Flavino Ríos Alvarado, quien como político profesional, hombre de instituciones y probo, solo rindió cuentas a su jefe y no más.

Cero festín o canibalismo.

Flavino en realidad es un hombre de experiencia en las tareas de gobierno y legislativas que llegó para ayudar y no para crear escándalos.

Serio aspirante a la gubernatura de Veracruz en la era de Miguel Alemán, diputado, presidente municipal y notario ha hecho de su vida política un ejemplo de institucionalidad.

Acaso por ello la trinca que arribó al primer nivel del gobierno del estado –Ricardo García Guzmán, Ramón Ferrari Pardiño y Flavino Ríos- le están dando una gran seriedad, sobriedad y respeto en este último jalón a la administración duartista.

Habrá que recordar que Flavino fue uno de los más importantes operadores del conflicto magisterial del año pasado lo cual le zanjó el camino para esta nueva responsabilidad a la que llega encontrando importantes pasivos.

Y lo está haciendo sin estridencias ni reflectores.

A días de su asunción ya dejó en claro que todas las observaciones que se habían realizado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a las finanzas de esa dependencia ya fueron solventadas.

“Encontré una oficina trabajando con toda normalidad. Todas las observaciones han sido solventadas, todas; es una Secretaría en orden, cuando yo entré todo estaba en orden”, reiteró el funcionario.

Explicó que una de sus prioridades será atacar las carencias en infraestructura de varios planteles educativos, las cuales de ninguna manera evade hablar, por el contrario, se reconocen y ahora se elabora diagnóstico para tener una idea clara de toda la problemática.

“La idea es fortalecer la infraestructura educativa, para eso también estamos pidiendo el apoyo a los alcaldes, es necesario atender a las escuelas, ponerlas dignas, decorosas, agradables”.

El tema pues, es no atorarse en la grilla o las luminarias. El tema es ponerse a chambear la tarea educativa, el área más sensible, al igual que la salud y la seguridad pública, de toda sociedad organizada.

Para Flavino, de cara al futuro y así lo ha dicho, su interés fundamental es entregar una institucional organizada, en trabajo y en permanente diálogo con quienes hacen posible la educación en Veracruz. Enhorabuena.

Tiempo al tiempo.

 

 

 

*Premio Nacional de Periodismo