Columna Línea Caliente

Columna Línea Caliente – El PAN, escenarios 2015-2016

EDGAR HDEZ

Línea Caliente

  

El PAN, escenarios 2015-2016

Por Edgar Hernández*

 

En la eventualidad de que se haga buena la de dos, el Partido Acción Nacional en Veracruz ya empezó a mover sus fichas.

El solo hecho de que la dirigencia azul en la entidad adelantara la posibilidad de que Miguel Angel Yunes Linares alcanzaría una diputación federal bastó para replantear el reacomodo político con la vista puesta en los dos más importantes escenarios electorales por venir: 2016 y 2018.

Juan Bueno al igual que Julen Rementería entrarían en automático al juego sucesorio por la de dos, mientras que Yunes Linares desde el Congreso nacional esperaría tiempos, que ni son tantos, dando asimismo espacio para que sus hijos Fernando o Miguel Angel pudieran también levantar el dedo.

Yunes Linares, en ese escenario sucesorio, tendría todo el tablero frente a sus ojos, amén del apoyo del PAN nacional.

Es decir, un gobierno de dos años el cual ha dicho que no le interesa; un espacio en la Cámara de diputados federal que le permitiría entrar y salir como legislador a Veracruz bajando recursos las veces que se le diera la gana; dar marcaje personal al gobernador de los 24 meses, y prepararse para jugar en el 2018.

Eso es al menos lo que observa una parte de la opinión pública jarocha pendiente de un inminente choque entre dos fuerzas –PRI y PAN- que habrán de ir a las urnas prácticamente en igualdad de circunstancias.

Y es que la ventaja del tricolor es prácticamente mínima si nos apegamos al histórico en donde la diferencia la marca medio punto en las federales y 1.5 puntos en la gubernamental.

Ello sin considerar la sensible pérdida del PRI de 132 municipios tras la última jornada comicial en donde se renovaron los ayuntamientos y las diputaciones locales. Y se gana, en efecto, el Congreso local, pero no hay margen en las presidencias municipales.

Aquí, sin embargo, el hándicap lo lleva el PRI, que nunca ha perdido la gubernatura en Veracruz gracias a las alianzas con factores de poder, con los partidos morralla y con los cacicazgos regionales.

Y… pues todo cuenta.

Para el caso del dividido PAN, confrontado con el neopanismo que trajo Yunes Linares, hay conveniencias particulares a considerar ya que en el juego de poder el gobierno de Javier Duarte, a través de su eventual candidato a la gubernatura, Alberto Silva, habrá de convocar a un gobierno de dos años plural y de participación de todas las corrientes políticas.

Es ahí donde cabrían los Buganza, los Bueno y los Julen, este último más parecido a la Chimoltrufia, que “lo mismo que dice una cosa dice otra”.

Es en fin, un escenario del cual, tal como dice Paco Licona, se habla todos los días en La Parroquia.

Tiempo al tiempo.

 

 

*Premio Nacional de Periodismo