Deportes

Columna El Marcaje – Día uno

El Marcaje

Fernando Hernández Fernández

Día uno

Tras 15 horas de viaje por fin se pisó Ciudad de Panamá.
Buen ambiente. El ánimo hasta arriba en la gente de los Brujos de San Andrés Tuxtla y de la dirigencia de la Liga Invernal Veracruzana de beisbol.
No pudo dejar de llamarme la atención, al hacer escala en San Salvador, la cohesión de la plantilla, compartiendo ante la barra de merienda. Música. Camaradería. Unión.
Ya en Ciudad de Panamá la percepción es que es un sitio no barato; por ejemplo, una empanada de pollo cuesta ¡un dólar! Los precios de la comida oscilan en los 10 dólares al menos cerca de la bahía.
Un sitio complicado en su vialidad, donde el tránsito es un dolor de cabeza para quienes usan el automóvil como principal medio de transporte.
Sin embargo, comprar gasolina es una ganga. El precio del litro oscila los siete pesos mexicanos, prácticamente la mitad de lo que padecemos en nuestro país.
La inseguridad, dicen los que viven en la capital canalera, disminuyó debido a que el expresidente Ricardo Martinelli colocó mucha tecnología funcional para las fuerzas del orden.
Aunque en estos días el otrora mandatario vive acusaciones de corrupción y una pugna política contra su sucesor, Juan Carlos Varela.
Una sonrisa hay en el que atiende al turista. Son cálidos los panameños.
Y llegar al estadio Rod Carew ha sido una grata experiencia. Un sitio para 27 mil aficionados, con campo precioso, en paralelo con diamante para jóvenes en honor a León Felipe Motta y muy cercano al hipódromo.
Mientras todo esto sucede, es necesario comer un sancocho de pollo, algo tradicional en esta ciudad internacional de negocios, con muchos rascacielos y que vive la fiesta de la Serie Latinoamericana de beisbol en su tercera edición.