Deportes

Columna El Marcaje – Día tres

El Marcaje

Fernando Hernández Fernández

Día tres

El viaje a Aguadulce fue difícil. Con unos tintes de amargura notable. El regreso de la provincia de Coclé así fue en su inicio. La eliminación pegó duro en el ánimo de los Brujos de San Andrés Tuxtla.
Sin embargo, como buenos mexicanos, y sobre todo veracruzanos, los beisbolistas mostraron gallardía ante la adversidad.
Siempre hay un hombre en cualquier vestidor del mundo que marca la diferencia para mejorar el ánimo.
Este fue El Frankie Rivera que con esa picardía veracruzana contagió a sus compañeros a cantar versos y el autobús que nos trasladó durante los 200 kilómetros de Aguadulce a Ciudad de Panamá se volvió un huapango exprés a donde a prácticamente nos tocó una rima.
Y bien decía La Vieja Héctor Hernández, había dolor pero miran hacia el frente y había que sacarlo de alguna forma.
El viaje a Aguadulce fue pesado, aunque dio oportunidad a conocer otra parte de Panamá. Desde la salida nos pudimos dar cuenta de que la ciudad capital tiene dos caras, es totalmente bipolar como las grandes urbes.
Salimos por la parte vieja, la de mercados, donde los locales ambulantes proliferan y las calles están repletas, en las que los cables de corriente eléctrica están sobresaturados hacia los postes.
Eso sí, esas imágenes tivo favelas brasileñas están matizadas por antenas de televisión satelital, desde Sky hasta Dish en los techos de los hogares de ese centro canalero.
La carretera es difícil, cansada, prácticamente 180 kilómetros de pura recta, aunque cabe decir que sus condiciones son demasiado buenas y lo mejor es que no hay casetas.
A media hora de arribar a Aguadulce nos encontramos con un paradero, lejos de parecerse a los de México en éste sí te sirven porciones reales de comida. Por seis dólares la comilona es a morir, y con buen pedazo de filete de pescado de por medio, alimento que es de sus fuertes en la región.
Las chucherías y dulces típicos son muy similares a los mexicanos, sólo varía el nombre y la forma, pero la base en la misma.
Gente muy amable en la ciudad. Metida de llena con su equipo. Llenaron el parque de pelota y no pararon de apoyar a sus Caballos de Coclé, que están en la final del torneo y ya cumplieron así su mejor actuación en la historia de la Serie Latinoamericana, situación que buscarán redondear con el campeonato ante su gente el domingo.
Se viene día libre y es momento de ponerse la mochila en la espalda y recorrer a pie la capital panameña.

Hasta la vista.

Fhernandez1980@gmail.com