Astrolabio Político Columna

Columna Astrolabio Político – JCC, los mariachis callaron

LORB OK

Astrolabio Político

 

JCC, los mariachis callaron

Por: Luis Ramírez Baqueiro

 

“El talento gana juegos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia gana campeonatos”. – Michael Jordan.
 

En el peor de los marcos de convulsión nacional tras el resquebrajamiento nacional por Ayotzinapa, finalmente arrancan los Juegos Centroamericanos y del Caribe, que colocan, sin duda, a Veracruz y su gobernante Javier Duarte en ventajoso liderazgo.

Muchas fueron las tormentas, la mayoría en un vaso de agua, que tuvieron que librarse; muchas más las especulaciones de, como dirían los clásicos, las chachalacas que hasta en la víspera pronosticaron el desastre.

Y muchas las voces de dentro y de fuera que apostaban a que la organización de este evento internacional será la tumba del gobernador. Afortunadamente, en favor de los más, no fue así.

La maquinaria funcionó y desde la víspera la bandera mexicana ondea junto a la de los países participantes.

Las obras de infraestructura se entregaron en tiempo y forma y la logística, con sus prietitos en el arroz como fueron la deserción de una atleta cubana, el robo de una embarcación deportiva en Alvarado y el malestar de una parte de la delegación venezolana por un tema de hospedaje, caminó.

Y ahí queda tras el arranque acaso como murmullo la gritería de los encapuchados con sus gestas nada heroicas y los políticos, también embozados que apoyados en cierta prensa se dedicaron a tirar bolas de humo, a pronosticar un inminente cambio de sede, a presuntas escaladas de corrupción y como cuchillito de palo a satanizar las obras inconclusas de las sedes deportivas como escenarios del desastre.

Graves yerros, desde luego, quedan en la cancha. Las Villas centroamericanas quedan como estigma; la improvisación de última hora en algunas plazas que impidió el entrenamiento previo de los atletas y la ausencia de operación política para gestar una tregua con los manifestantes, digamos los locales, que hasta el cuarto para las doce se dedicaron al chantaje.

Todo, absolutamente todo, sin embargo, fue superado. Cuando usted esté leyendo estas líneas se habrá dado el primer y más importante paso, la inauguración, el arranque de manera oficial de la versión XXII de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, evento que significa el camino a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

En los siguientes días se espera marchen a todo vapor todas las instalaciones de los JCC, en lo particular la que se ha dado por llamar “La Joya de la Corona”, que es el velódromo que requirió una inversión de 600 millones de pesos y que una vez concluida la justa deportiva será la sede del Centro Mundial de Negocios, el WTC, Xalapa.

Y para este escenario deportivo, una de las competencias más antiguas del mundo, se pondrá en marcha con la ceremonia de apertura en el Estadio Luis “Pirata” Fuente de esta ciudad en donde anoche desfilaron las delegaciones de 31 naciones que forman parte de la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (Odecabe).

Este acto protocolario trasmitido a 250 millones de televidentes, tuvo como ingrediente extra la asistencia de dos cantantes de talla mundial como el caso del puertorriqueño Ricky Martín y la veracruzana Yuri,  encargados de poner el ritmo a esta fiesta deportiva.

Todo en el marco del desfile de cada una de las banderas de las delegaciones que trajeron a más de cinco mil atletas, así como un mosaico multicolor, escenario de la cultura en todas sus expresiones.

Vale señalar que México ha sido el único país que ha estado en todas las versiones de esta justa desde 1926 cuando nació con la asistencia de Guatemala, Cuba y desde luego con la representación local.

La Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (Odecabe) reconoce que además de México, El Salvador también es otras de las naciones con más asistencia en el evento, y también señala que Guatemala organizó la cuarta versión en 1938.

Cuba también se quedó cerca de formar parte del grupo de México, ya que en 1959 se ausentaron de Caracas, Venezuela, en la octava edición, debido a la Revolución Cubana.

Así, México ha albergado al competición centroamericana en tres ocasiones, la primera de ellas fue en 1926, luego en 1954, siguió en 1990, las tres en la ciudad de México y ahora en el 2014 en Veracruz.

De la misma manera, Cuba es el líder de la justa con tres mil 55 medallas, pero con mil 625 medallas de oro, 817 de plata y 513 de bronce; en tanto que México es segundo con mil 119 de oro, mil 114 de plata y 971 para un total de tres mil 204 y en tercero está Venezuela con 505-698- 809 para dos mil doce.

Hasta aquí la numeralia.

El saldo en lo político, acaso lo más importante para la clase en el poder, tanto nacional como estatal, es el reposicionamiento del gobernador Javier Duarte quien en paralelo a los juegos entrega a la Federación, al gobierno de Enrique Peña Nieto, una bocanada de oxígeno en momentos en que no pocos apuestan por una revuelta civil que lleve al derrumbe del proyecto sexenal.

Y es que México vive su peor crisis política tras la masacre de Ayotzinapa que ha merecido la condena de la Casa Blanca, de Naciones Unidas, la Comisión Interamericana de los derechos Humanos y el Papa Francisco.

El gobierno de Peña Nieto que hasta hace unas semanas estaba en el top de la popularidad y legitimidad se vino a tierra por la torpeza en la operación política.

Por ellos la no presencia del presidente de México en Veracruz a la inauguración de los JCC ayuda, pero más ayudan los juegos de la unidad y la amistad para atemperar la crispación social.

Y no se trata de una cantaleta, pero la organización y éxito del evento, aun a contracorriente de los opositores de siempre, fue impecable y coloca al gobernador Javier Duarte como líder, como uno de los mejores gobernadores que ha tenido Veracruz.

Y aun cuando es prematuro cantar victoria ya que median dos semanas de atención y tensión por la justa, al menos se percibe ánimo en la familia veracruzana. Veremos.

Al tiempo.

 

astrolabiopoliticomx@gmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx