Columna Línea Caliente

Columna Línea Caliente – Pepe, la fiesta de los 80 millones

EDGAR HDEZ

Línea Caliente

 

Pepe, la fiesta de los 80 millones

Por Edgar Hernández*

 

Por demás censurado ha sido el gasto faraónico del senador y aspirante al gobierno de Veracruz, José Francisco Yunes Zorrilla, quien para efectos propagandístico es simplemente ¨Pepe¨, con motivo de un simple informe de labores.

El World Trade Center de Boca se vio verdaderamente atiborrado de acarreados y simpatizantes que acudieron a rendirle loas y aplaudirle a rabiar un mensaje de corte nacional con tintes veracruzanos en donde habló del nuevo México que vivimos bajo la tutela de Enrique Peña Nieto.

José Francisco Yunes, quien aparece en espectaculares de 12 metros en las carreteras de Veracruz, y es objeto de desplegados periodísticos y spots de radio patrocinados por una localizada oficina de la Secretaría de Gobierno, insiste en que no se pueden violentar los tiempos políticos porque estamos en el espacio del gobernador Javier Duarte.

Juega al doble discurso.

Por una lado tiene el cuidado en no violentar la ley con actos electorales adelantados y por el otro se cura en salud ante el jefe máximo de Veracruz.

Sin embargo solo un bobo no entendería que toda esta acción justificada en un informe de actividades anual, tiene localizados objetivos: fue un destape anticipado o mas bien un autodestape; fue un mensaje claro de que va por la gubernatura de seis, no por la de dos y fue una señal de que, según él, es el centro quien lo apoya de ahí la dirección de su discurso político.

En otras circunstancias imposible imaginar la inversión de cerca de 80 millones en un acto desmesurado comparado con el del año anterior que fue sobrio y concitó la simpatía del gobernador y la ciudadanía.

Sin embargo, para sus fans ¨Pepe¨ ya se había tardado.

Y es que mientras su par Héctor Yunes Landa, quien no soporta la más mínima crítica y todo lo que se escribe en este espacio son ¨madre¨ ya anda en precampaña desde hace meses, Pepe, quien se venía manejando con mesura, de manera instiutucional, sin aspavientos, insistiendo en que era prematuro hablar de la sucesión, dando su lugar al primer priista, de pronto recibe una conseja de salir del closet.

Su círculo cercano ha deslizado que pidió permiso al centro.

Tal vez, pero el libro de la política habla de que con quien debió cruzar el tema era con Javier Duarte.

Mas aun, debió medirse en gastos.

Y que no son pocos los que afirman que si el millonario gasto hubiese sido canalizado a los miserables pueblos a los que dice ¨he bajado recursos federales¨ otro hubiera sido el impacto.

No es con fingidos abrazos y porras pagadas como se puede congratular con el pueblo que lo menos que quiere escuchar es un discurso priísta o plagado de elogios al gobierno, sea federal o estatal.

Valga el lugar común pero con tantos millones gastados en un estruendoso evento mas ayuda entregarlos a la lucha contra el hambre o en favor del desarrollo agropecuario.

Y de nuevo: si ¨Pepe¨ ya cuenta, como dicen sus corifeos, con todo el apoyo del centro para que carambas la hace tanto de tos. Si en verdad Luis Videgaray le ha entregado recursos sinfín para hacerlo gobernador, a quién demostrarle que lo será si solo basta el dedazo federal.

Pepe es un gentil hombre; es un político de palabra, de los que cumplen; sería sin duda la antípodas de la inercia del poder que arrastramos desde el 2004 y a no dudar, bajo su tutela ejecutiva, nuevos tiempos esperarían a Veracruz, pero… ¿por qué así de precipitado?

Pepe como iba se mantenía en equilibrio.

Pero como quedó a partir de ayer con su fiesta de los 80 millones está muy alto. Eventualmente su siguiente paso sería mostrar que es el señor de los millones en donde se pare; de mostrar que si para el mismo gasta tanto, con los paupérrimos pueblos que visite deberá ser consecuente.

Pero además habrá que imaginar la explicación que dará a los 127 senadores de la república que difícilmente irán a sus entidades a rendir informes de labores a gastarse la millonada.

Y acaso queda en el tintero ¿Quién pompo?

De donde sacó la billetiza para la pachanga, es la pregunta ¿Acaso fue el papá?.. ¿tal vez la Secretaría de Hacienda?.. ¿Quizás fue producto de sus ahorros? El tema Yunes Zorrilla amerita una explicación de cara a la opinión pública.

 

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo