NacionalPrincipal

Un periodista estaría dispuesto a ir a la Cárcel, antes de revelar fuentes: Jorge Ramos

Preocupan los ataques a la prensa; es un atentado a la libertad de expresión

Redacción / Ventanaver. Ciudad de México., 14 de abril de 2019.- Un periodista estaría dispuesto a ir a la cárcel antes que revelar la identidad de sus informantes o fuentes, afirmó Jorge Ramos.

El periodista mexicano, quien tiene la mayor audiencia en la televisión hispana de Estados Unidos, se dijo preocupado por los ataques a la prensa lanzados por el Presidente Andrés Manuel López Obrador desde su conferencia matutina, tras los reiterados cuestionamientos del Mandatario a este diario.

“Mi gran preocupación son los ataques a la prensa. Si se desacredita a los periodistas, cuando nuestro trabajo es cuestionar a los que tienen el poder, se hace nuestra labor cada vez más difícil. México sigue siendo uno de los países más peligrosos del mundo para hacer periodismo, han asesinado a más de 120 de nuestros compañeros desde el año 2000, y no ayuda si el Presidente, desde esta tribuna, desacredita”, comentó Ramos más tarde en entrevista.

“Y tampoco ayuda cuando él pide a (un medio) como REFORMA revelar sus fuentes. Las fuentes, señor Presidente, jamás se revelan; estamos todos los periodistas siempre dispuestos, incluso, a ir a la cárcel antes de revelar nuestras fuentes”, dijo luego de acudir ayer a la conferencia matutina.

El colaborador de Grupo Reforma dijo que los medios recurren a informantes confidenciales en circunstancias de opacidad del Gobierno.

“¿Por qué usamos fuentes anónimas? Eso ocurre cuando el poder, cuando los gobiernos, no quieren dar a conocer información; si el Gobierno de México hubiera dado a conocer la información de la carta que se envió al Rey de España, no hubiera sido necesario utilizar fuentes anónimas para dar a conocer el texto, así que las fuentes nunca se entregan”, sostuvo.

Ramos indicó que existe un símil entre el Gobierno de Donald Trump, en Estados Unidos, y el de López Obrador en lo referente al trato hacia la prensa.

“Lo que yo veo es que nuestro trabajo como periodistas es ser contrapoder y nos toca siempre estar del otro lado; lo que ocurre en México, en Estados Unidos y en muchos otros países es que (quienes están) en el poder tratan de desacreditar a los periodistas para evitar que hagamos nuestro trabajo, y nuestro trabajo es hacerlos sentir incómodos, precisamente de eso se trata, hacer preguntas incómodas para sacar información, para eso estamos aquí, esa es nuestra arma: hacer preguntas”, indicó.

El periodista destacó que en México, en la actualidad, la situación de censura a los medios desde el Gobierno no es comparable a la que se vivió en los años ochenta, cuando él decidió irse a trabajar a Estados Unidos.

No obstante, alertó que no es visible una estrategia para proteger a los periodistas de la violencia del crimen.

“Hay que ponerlo en perspectiva: yo me voy de México cuando hay una enorme censura de prensa directa desde Los Pinos hacia los medios de comunicación, así que la oportunidad de hablar directamente con un Presidente o de criticar al Presidente, como lo estamos haciendo ahora, para mí hubiera sido inaudito cuando yo me fui a principios de los años ochenta.

“Pero lo que más me preocupa es que sigan matando periodistas en México, ¿cómo es posible que México sea uno de los países más peligrosos del mundo, fuera de zonas de guerra, para ejercer el periodismo? En lo que va de este sexenio ya han matado a seis de nuestros compañeros, y desafortunadamente no hay ninguna indicación de que esto va a parar”, criticó.

A propósito de su reciente expulsión de Venezuela, ordenada por el Presidente Nicolás Maduro –a quien define como dictador–, Ramos descartó que la libertad de expresión en México esté amenazada como en el país sudamericano.

“No hay ninguna comparación entre México y Venezuela. Venezuela es una dictadura; en Venezuela, después de una entrevista con el dictador Nicolás Maduro, me quitaron la entrevista, nos quitaron los equipos, que no nos han regresado, me detuvieron durante horas y luego me deportaron; ése es un panorama que jamás me puedo imaginar aquí en México”, refirió.

Relacionadas

Close